Un viaje hacia el asombro

3 formas de cuidar la creación

El viaje 

La justicia medioambiental es un tejido complejo. La pequeña decisión del consumidor desencadena impactos a nivel humano y no humano en lugares cercanos y lejanos. Puede parecer un problema imposible de abordar. Pero Prarthini Selveindran, un obrero del ministerio de FES en Singapur cree que es mejor abordarlo como un viaje. 

Prarthini vive en Singapur, una ciudad-estado llena de exuberantes jardines y rascacielos que bordean parques verdes y aguas azules. A pesar de los deslumbrantes alrededores de la ciudad-estado, los residentes están alejados de la naturaleza. Su entorno aparentemente natural está organizado para combinar belleza con organización. Por esta razón, Prarthini dice que a menudo se pasan por alto las maravillas de la creación de Dios.  

A Prarthini le apasiona ayudar a los estudiantes a desarrollar ese sentido de asombro como primer paso de su viaje hacia el cuidado de la creación. Los invita a «aulas móviles» que llevan a los participantes a la naturaleza para realizar talleres, jardinería y recorridos gastronómicos. También desafía a los estudiantes a buscar en las Escrituras pruebas del cuidado de la creación. Es un tema preciado para ella, ya que sus propios líderes de FES la animaron a abordarlo cuando asistía a la universidad. Comparte un pasaje bíblico que la influyó en su propio viaje. 

“El Salmo 104 es un texto que ha dado forma a gran parte de mi reflexión acerca de cómo debemos vivir en el orden creado y cómo podemos relacionarnos con dicho orden. Tiene que ver con los grandes temas de la interconexión y deleite en lo que Dios ha creado y de realinear nuestra perspectiva para ver el mundo a través de una lente teocéntrica. Es importante porque vivimos en un mundo caído, pero hermoso. Cuidar la creación consiste en dar sentido a cómo vivir dentro de ella». 

Invitando a otros 

Ahora ha transmitido su fervor a dos estudiantes universitarios que han iniciado sus propios viajes. Dennis Tan y Rebecca Goh dicen que hablar sobre el cuidado de la creación en sus grupos de FES les ha dado una nueva perspectiva para cuidar a los demás. Y quieren invitar a más personas. 

Trabajando con estudiantes de múltiples universidades, han lanzado una cuenta de Instagram para generar contenido sobre el cuidado de la creación. Publican recomendaciones sobre la vida sostenible, datos sobre el medioambiente y temas de discusión. 

En sus esfuerzos por animar a otros estudiantes a pensar más en el cuidado de la creación, Dennis y Rebecca reconocen la inmensidad del asunto. En lugar de verlo como una carga, han aprendido tres formas de ver el cuidado de la creación como una parte factible de la vida cotidiana. 

1. Asombrarse  

Dennis dice que alcemos la vista. Literalmente. Alza los ojos de la pantalla y mira al exterior. Dice que cuando bajamos la velocidad y pasamos tiempo en la naturaleza, comenzamos a maravillarnos de lo que Dios ha creado. Cuando nos maravillamos ante algo, queremos cuidarlo.  

Rebecca explica que maravillarse no es difícil, pero requiere que bajemos el ritmo.  

«Para maravillarnos, debemos prestar atención a las cosas que normalmente nos pasan desapercibidas. Creo que la tecnología nos ayuda a acelerar y ser más eficientes, pero a veces reducir la velocidad nos ayuda a sentir asombro y maravillarnos ante el mundo de Dios». 

Dennis expone también que encontrar oportunidades para maravillarse puede ser muy fácil. 

 «Empieza explorando zonas naturales de tu alrededor, como parques o senderos. Simplemente apartar la vista de los libros para mirar por la ventana nos ayuda a ver la mano de Dios en los cielos y el verde que nos rodea». 

2. Toma pequeñas decisiones 

Es fácil sentirse abrumado al tomar decisiones de consumo sostenibles. Pero Rebecca y Dennis aconsejan a los estudiantes que avancen poco a poco. Rebecca dice que los estudiantes pueden comenzar su viaje con pequeños pasos prácticos. 

“Para empezar, usa una botella de agua reutilizable y bolsas de compras reutilizables. Cuando te sientas cómodo con estos cambios, haz otros mayores. Comparte estos objetivos con tus amigos para poder rendir cuentas unos a otros».  

Dennis dice que los estudiantes tienen una oportunidad única para consumir menos, ya que por lo general tienen menos dinero para gastar. Recomienda elaborar un presupuesto para ser un administrador responsable tanto de tu dinero como del medioambiente.  

“Hacerlo me ayuda mucho a plantearme adónde va todo mi dinero. Tengo el privilegio de no tener que preocuparme por el dinero todo el tiempo, pero a veces me sorprende ver cuánto de mi dinero se destina a alimentos o gastos no esenciales y, a la vez, ¡lo mucho que consumo! Me hace pensar antes de comprar cosas nuevas y plantearme si hacerlo encaja en la fidelidad al estilo de vida sencillo que Dios ordena”. 

3. Aprende 

Rebecca dice que es importante mantener la curiosidad viva. Ella aconseja a los estudiantes que busquen una variedad de perspectivas sobre el tema y que examinen la evidencia de las Escrituras por sí mismos. Recomienda empezar el viaje con los siguientes recursos: 

  1. Blog de A Rocha. A Rocha es una organización cristiana que equipa a los cristianos para que cuiden el medioambiente. 
  1. Capítulo 4 de El discípulo radical, de John Stott 
  1. Prarthini también ha escrito un libro que comparte historias sobre el cuidado de la creación en Malasia y Singapur.  

A medida que los estudiantes buscan más información, Dennis enfatiza que buscan perspectivas de su propio contexto. Propone a los estudiantes que encuentren artículos locales sobre vida sostenible en lugar de seguir los consejos de otros países quizá no sean tan aplicables. 

La perfección es imposible 

Al comenzar tu propio viaje en el cuidado de la creación, Rebecca y Dennis quieren que sepas que la perfección es imposible.  

“No tratamos de salvar el mundo”, dice Rebecca, “sino que tenemos esperanza Cristo y la nueva creación. Esa es nuestra esperanza. Eso nos consuela. Porque las cosas de este mundo decaerán». 

Los estudiantes quieren añadir el tema a la lista cristiana de tareas pendientes, sino que quieren que compartir sobre el cuidado de la creación inspire un cambio de paradigma en otros. Explica que no se trata de tomar decisiones perfectas. 

«Se trata de tomar conciencia sobre las decisiones diarias de nuestro estilo de vida y qué debería motivarlas. Al final, queremos pensar menos en nosotros y más en los demás».  

¿Qué puedes hacer para desarrollar un sentido de asombro por la creación de Dios en tu propio contexto? ¿Qué pequeños cambios puedes implementar en tus hábitos para cuidar de los demás al cuidar la creación? 

Conectar con la Universidad

Find out more
Todas las publicaciones de Conexión