Photo by Matheus Ferrero on Unsplash

Amistad tras el velo

Historias de Europa y Eurasia: cómo están alcanzando los cristianos a los estudiantes musulmanes

Campamentos estudiantiles en el Norte de Europa

“¿Quién eres, Dios? ¿Realmente estás ahí? Si estás ahí, llévame a un lugar donde pueda encontrar respuestas.”

Dios escuchó la oración titubeante de Alfred*.

No pasó mucho tiempo antes de que llegara una oportunidad inesperada para abandonar su comunidad musulmana e irse al Norte de Europa para estudiar durante un semestre. Ahí escuchó hablar de un campamento que estaban organizando algunos cristianos para los estudiantes internacionales. Alfred decidió ir con ellos. Sentía curiosidad. Quería saber más acerca del Dios al que adoraban estos cristianos. Quería ver por sí mismo lo que decía la Biblia. ¿Podía ser verdad que el sacrificio de Jesús en la cruz es la única forma en la que ser perdonado?

En los meses siguientes, siguió reuniéndose con sus nuevos amigos cristianos, haciendo preguntas y observando sus vidas. Se preocupaban por él. Cuando se hizo daño en el tobillo, vinieron a visitarle. Comieron juntos, jugaron juegos y charlaron.

Hubo otro campamento al final del siguiente semestre. Alfred retrasó su vuelo de regreso para poder ir. La última noche, los estudiantes escucharon la historia del Hijo Pródigo. Alfred sabía que quería tener una relación con Dios como su Padre, quería la vida nueva que Jesús le ofrecía. Esa noche oró pidiendo perdón y confió en Jesús como su Salvador.

Al día siguiente compartió con otros asistentes cómo Dios había estado obrando en su vida a lo largo de los últimos meses. Habló acerca del cambio que Jesús había hecho en su corazón, de la esperanza, del gozo y la paz que sentía ahora, y de su nuevo deseo de amar y servir a Dios.

De regreso en su país, Alfred sigue leyendo su Biblia y orando. Pero no tiene una comunidad cristiana ahí. Por favor, ora por protección para él y para que tenga comunión con otros. Ora para que tenga oportunidades y sabiduría para compartir su nueva fe con sus familiares y amigos. No va resultarle fácil.

*Hemos cambiado los nombres por motivos de seguridad.


Hospitalidad en Europa del Este

Nunca tuve la intención de trabajar con estudiantes musulmanes. No sabía mucho acerca del Islam. Realmente no es que quisiera. Pero cuando abrí mi hogar para darle la bienvenida a los estudiantes internacionales, me sorprendió observar que la mitad de los estudiantes que venían semana tras semana eran musulmanes. Por lo que se puede decir que tropecé con este ministerio tan emocionante y fui aprendiendo según progresaba,

Además de las actividades sociales que organizamos, también orecemos un Estudio Bíblico semanal en inglés. Aunque los estudios bíblicos están abiertos a todos los estudiantes internacionales, los estudiantes musulmanes son los asistentes habituales. A lo largo de los últimos años, hemos tenido la oportunidad de estudiar la Biblia junto a estudiantes musulmanes de Azerbaiyán, Georgia, Turquía, Yemen, Mauritania y Burkina Faso.

Una cosa que he observado es que trabajar con los estudiantes musulmanes no requiere mucha formación, o un cierto tipo de personalidad o unas grandes campañas evangelísticas. Solo somos unos cristianos normales. Intentamos que nuestros amigos musulmanes se sientan bienvenidos, les hacemos preguntas y aprendemos acerca de lo que creen. Como la religión es una parte importante de sus vidas también, hablar sobre asuntos espirituales resulta sorprendentemente natural.

Las cosas pequeñas marcan una gran diferencia, como cocinar sin cerdo, esperar a comer juntos después de la puesta de sol durante del Ramadán. La hospitalidad es una parte muy importante de la cultura musulmana. A veces cocinan para nosotros, una vez unos estudiantes de Yemen vinieron a cocinar sus platos tradicionales.

Estoy muy agradecido porque Dios ha traído a estos estudiantes a mi vida. Sé que Dios está obrando en todos los estudiantes internacionales en nuestros grupos, pero resulta más evidente entre los estudiantes musulmanes. Animo a todos a hacerse amigos de un estudiante musulmán o dos y que observen cómo Dios les utiliza para impactar su vida, y ellos en la suya.


Viajes misioneros a África del Norte

Era mi primer viaje a África del Norte. Me sentí totalmente cautivado nada más llegar.

¡El calor, el sonido, los aromas, los colores! Era tan distinto a lo que había vivido en Europa. La gente en la calle era cálida y amable. Pero también me impactó el nivel de pobreza. Era un gran contraste con las riquezas que considero normales en casa.

Los cinco días pasaron muy rápidos. Llegamos a conocer a una joven musulmana. Había sufrido mucho porque algunos hombres de su vida le habían tratado mal. Le hablamos del amor de Dios por los quebrantados y perdidos. Pudimos entregarle una copia del Evangelio de Lucas antes de irnos y nos hemos mantenido en contacto desde entonces. Me ha invitado a volver a visitarle en el futuro.

También conocimos a un hombre local que se había convertido del Islam al cristianismo, además de su esposa y sus dos hijas. Había pasado tiempo en la cárcel a causa de su fe. Sus hijas estaban sufriendo rechazo en el colegio porque no usaban el pañuelo en la cabeza ni participaban del Ramadán. Cuando su familia se reunía con otros cristianos, tenían que hacerlo en secreto. Fue impresionante ver lo fuerte que era su fe, pasando por el sufrimiento real con gozo, por y para Cristo.

Me hizo preguntarme: ¿por qué tengo tanto miedo de hablar acerca de mi fe con mis amigos en casa si solo puede cambiar su percepción de mi imagen y no mi vida?

Al regresar, tengo una nueva apreciación por el privilegio que tengo de conocer a Jesús y la libertad de la que dispongo para hablar de Él en Europa.


Foro de Estudiante Internacionales en Eurasia

A principios de año mi amigo y yo nos desplazamos a un país cercano en Eurasia para ayudar en un campamento para estudiantes internacionales. Había más de sesenta participantes de 12 países. Muchos eran de países musulmanes cerrados a los que no podemos ir. Hubieron charlas explicando la fe cristiana y muchas actividades divertidas a lo largo del día: deportes, bailes nacionales, juegos, música y representaciones teatrales.

Los dos estábamos ayudando a dirigir los debates en grupos pequeños. Durante estos grupos, hablamos temas importantes como “¿Quién es Dios?” “¿Qué es el pecado?” “¿Cómo puedo ser salvo?” Fui capaz de compartir lo que significa para mí ser un seguidor de Jesús y por qué he decidido seguirle.

Creo que el Espíritu Santo estaba obrando en los corazones de estos estudiantes musulmanes mientras hablábamos. Algunos de los estudiantes compartieron sus reflexiones:

“Dios me ayudó a encontrarme a mí mismo mediante este foro. He descubierto quien soy.”

“Después de este foro estoy empezando a interesarme por mi relación con Dios.”

“Realmente estoy deseando encontrar la Verdad después de este foro.”

Por favor, ora por estos estudiantes.


Debatiendo acerca del Corán y la Biblia en Francia

¿Por qué solo debaten acerca de la Biblia y no el Corán? Un estudiante turco estaba furioso y amenazó con no volver.

Eso me llevó a probar algo nuevo.

Ahora tenemos cinco grupos de debate en todo el país. Los estudiantes musulmanes y cristianos se reúnen para debatir en un ambiente amable y respetuoso. Hacen preguntas y aprenden acerca de la fe de los otros. Hablamos de temas tales como ‘¿qué es la fe?’ ‘¿Quién es Dios?’ ‘Hombres y mujeres en la Biblia y en el Corán’ y ‘Oración».

Las universidades francesas dan la bienvenida a más de 70.000 estudiante procedentes de países musulmanes cada año, incluyendo Marruecos, Argelia, Túnez y Senegal. También hay muchos estudiantes franceses de fe musulmana. En los últimos tres años, 60 estudiantes musulmanes han participado en estos grupos de debates. Alabamos a Dios por estos 60 pero también somos conscientes de que quedan muchos por ser alcanzados.

Ora para que se inicien más grupos en todo el país. Ora para que los estudiantes musulmanes que han escuchado el Evangelio lleguen a la fe en Jesús.

Estos grupos de debate se conocen como grupos ‘ABC’ (Autour de la Bible et du Coran). Hay recursos disponibles en francés para los estudiantes que deseen empezar grupos de debate en: http://croissance.gbu.fr/?cat=74.


Programa de Compañeros en Holanda

Es una escena cotidiana. Un grupo de estudiantes que se ríen juntos mientras se deslizan por la pista de hielo. Pero lo que diferencia a este grupo era que la mitad de ellos eran holandeses cristianos y la otra mitad eran musulmanes de Oriente Medio.

El programa de compañeros que une a los estudiantes internacionales musulmanes con los estudiantes locales cristianos ha creado muchas amistades nuevas. Los ‘compañeros’ se reúnen al menos una vez cada dos semanas. Es más que una oportunidad para practicar el neerlandés. Es una amistad real. A través del programa, los estudiantes musulmanes tienen la oportunidad de oír acerca del Dios de la Biblia por primera vez en sus vidas.

Se han organizado algunas noches de diálogos para los estudiantes musulmanes y cristianos, para aprender más acerca de sus creencias los unos de los otros. Se han debatido grandes preguntas:

“¿Qué significa la oración para ti?”

“¿Podría perdonarte Dios por matar a alguien?”

“¿Qué piensa la gente de la iglesia aquí acerca de los musulmanes?”

Muchos han mostrado interés por saber más. Algunos dicen estar dispuestos a leer la Biblia.

Con la reciente llegada de muchos refugiados (incluyendo estudiantes) procedentes de países islámicos, las oportunidades para alcanzar a los musulmanes son abundantes. Ora para que podemos aprovechar al máximo esta oportunidad sin precedentes de compartir la esperanza que tenemos con las personas que están perdidas sin ella.

Todas las publicaciones de Conexión