La costosa decisión de Toose

A medida que sus días como estudiante llegaban a su fin, parecía que la vida de Toose en Libera estaba resuelta. Tras graduarse en Economía el año pasado, recibió una oferta de empleo en un banco local. La decisión parecía fácil de tomar: seguridad financiera y un estatus prestigioso. Pero, para la sorpresa de muchos de sus amigos y la desaprobación de su familia, Toose la rechazó y empezó a trabajar para LIFES Liberia:

«El ministerio es mi pasión. No podía escoger ningún otro trabajo. Si tengo que hacer sacrificios para que otros conozcan sobre Jesús y sean salvos como yo, estoy dispuesto».

Toose es uno de los ocho obreros de LIFES que apoyan el ministerio estudiantil con 16 comunidades en cinco regiones. Quiere ver a los estudiantes crecer en compromiso con las Escrituras y liderazgo, igual que hizo él en la universidad.

Toose pidió oración.

  • Los corazones de muchos estudiantes son duros debido a la falsa doctrina que han escuchado y creen. Ora para que los estudiantes reciban el verdadero evangelio y lo apliquen a sus vidas y estudios.
  • Ora para que Toose tenga fuerza, coraje y sabiduría en su trabajo, así como apoyo financiero y seguridad al recorrer las largas distancias entre campus.
  • LIFES tiene la intención de expandir el ministerio a cinco regiones nuevas en el futuro a corto plazo. Ora por más obreros.

Poligamia y pobreza

Crecí en una familia polígama y rota en Uganda. Mi madre me dejó cuando tenía seis meses con mi madrastra y mi padre. Mi madrastra tan solo se preocupaba por sus hijos biológicos. No quería que mi padre nos apoyase a mí o a mis hermanos en nuestra educación.

Durante mi tercer año en la escuela secundaria, mi padre dejó de pagarme los gastos de escolarización. Mis hermanos y yo tuvimos que quedarnos en casa y trabajar. Empecé a hacer toda suerte de trabajos en la aldea para ganar algo de dinero.

También empecé a orar.

Esperanza y pérdida

Eventualmente, mi padre me dejó ir a la escuela dónde él enseñaba, una escuela secundaria musulmana. Terminé la escuela secundaria con buenas notas y me dieron una beca para estudiar en la universidad. Por otro lado, mi tío se ofreció a pagar mis gastos de transporte, alojamiento y comida. El primer semestre fue bueno. Pero no duró mucho. Mi tío falleció repentinamente y mi fuente de apoyo acabó con él.

Me sentí desesperanzado. Cuestionaba a Dios. Parecía que me había abandonado después de levantarme. Sin dinero para cubrir mis gastos de transporte, me vi obligado a caminar varios kilómetros para asistir a clase. También me vi obligado a trabajar a tiempo parcial para mantenerme.

Entonces mi madre se enteró de mis dificultades y comenzó a trabajar de nuevo. El dinero que me daba me permitió alquilar una habitación en un hostal cercano al campus y todo cambió.

Un nuevo capítulo

El día que me mudé al hostal, quería darle gracias a Dios por su gracia para conmigo. Me uní al grupo bíblico universitario local de IFES y empecé a servir como el jefe de ujieres.

Poco después me nombraron Secretario General del grupo bíblico.

A través del grupo bíblico universitario, Dios me enseñó a perdonar, a tener coraje y a amar. Me ha cambiado. He aprendido a alinearme con el Señor y orar por mis profesores y por mi familia.

En el pasado me han hecho daño las personas a las que más amaba, pero esto no me ha impedido mostrarles amor y bondad. Aún sigo volviendo a la aldea para visitar a mi madrastra y a mis hermanos. No me enfado con mi padre por descuidarme porque, gracias al grupo bíblico, he aprendido que el amor de Dios es suficiente para mí. Nunca había experimentado tanto amor como el que he recibido en la presencia de Dios.

Quiero servir al Señor con todo mi corazón. Me gustaría ser un líder en la Iglesia.

Cómo están transformando los graduados las comunidades en un año

Las paredes del aula están vacías. Cinco o seis adolescentes se agolpan en las pequeñas mesas de madera, leyendo. Su profesora, Helena, no es mucho mayor que ellos. Se acaba de graduar de la universidad y está invirtiendo un año sirviendo en una comunidad al noreste de Ghana como parte del programa STICS en GHAFES Ghana.

Helena está ahí para ayudar a otra graduada, Bright. Juntas han formado un club de lectura, dos clubes de jóvenes y una biblioteca, además de su trabajo como profesoras en la escuela local, el servicio en cuatro iglesias y la obra de compartir el evangelio con la población, que es musulmana en un 95 %.

Los graduados Peter y Faustina sirven también en el programa STICS en otra parte, y enseñan y trabajan en la iglesia y comunidad local. En su zona el 98 % son musulmanes. No hay Internet ni luz. Las temperaturas suelen superar los 40 ºC, por lo que no es ambiente fácil.

Pero Peter y Faustina han podido comenzar un club de lectura y escritura, a predicar regularmente en la iglesia, ofrecer asesoría académica y consejería a estudiantes de secundaria e impartir charlas en los durbars de la comunidad (encuentros de la comunidad local donde e discuten temas como la educación y la higiene).


¿Orarás por el ministerio de graduados de GHAFES esta semana?

  • Demos gracias a Dios por los 35 graduados que forman parte de los programas STICS este año para intentar bendecir a las comunidades rurales y pobres de Ghana.
  • Ora para que Dios los sostenga y equipe. Sus cargas de trabajo y responsabilidades son enormes.
  • Ora para que esas comunidades cambien cuando la gente oiga el evangelio.

Agentes de esperanza

2009. James y Albert acababan de terminar la carrera. Se enfrentaban a un gran cambio. Hicieron las maletas y se mudaron a Abrewankor, una aldea en medio de la Ghana rural. Abrewankor no tenía ni electricidad, ni internet, ni un sistema adecuado de carreteras. Los dos jóvenes graduados iban a pasar un año enseñando en el instituto local.

No iba a ser nada elegante. La mayoría de sus amigos estaban pasando su año de servicio nacional en la ciudad, ocupando puestos de trabajo que mejorarían sus perspectivas de empleo. Pero James y Albert escogieron ser voluntarios en la iniciativa de GHAFES Ghana, STICS (Short-Term Involvement in Community Service, o Programa de servicio a la comunidad). Querían hacer algo que tuviera un impacto en la sociedad.

Luz en clase

La escuela no tenía buena reputación. A menudo quedaba la última de la lista en el distrito por sus notas. Pero poco a poco las cosas empezaron a cambiar. James y Albert compraron un ordenador y un generador diésel para que los alumnos pudieran tener luz al caer la tarde. Albert utilizó sus conocimientos de ingeniería eléctrica para instalar un cableado eléctrico en la escuela. También compartieron el evangelio con los alumnos.

Al final del curso los alumnos sacaron las mejores notas de su historia. La escuela quedó segunda en el ránking del distrito.

Un objetivo monumental

Un año más tarde, se mudaron cuatro graduados más a Abrewankor para trabajar en el programa de STICS y continuar con la obra que habían empezado James y Albert. Las notas de los alumnos siguieron mejorando y se fijaron el objetivo de conseguir que hubiera estudiantes que terminaran una carrera en 2015. Esto representaba un gran reto académico y económico.

Para sacar los fondos que se necesitaban para conseguir este objetivo, el equipo de STICS creó el Fondo de Educación de Abrewankor y movilizó a la comunidad para que donara una parte de los cultivos que tenía a la venta. También recaudaron fondos de las redes de GHAFES y de su propio bolsillo.

Hasta la fecha más de ochenta alumnos de Abrewankor se han beneficiado de este fondo y sesenta alumnos están estudiando en la universidad. Doce se graduarán este año y cinco de ellos tienen planeado unirse a STICS, el programa de GHAFES.

Victoria: una lámpara, un portátil y un alumno que había dejado la escuela

En 2009, Victoria fue destinada a una escuela secundaria local en Monyupelle para impartir educación religiosa y moral como parte del programa de STICS. Sus padres querían que encontrara un puesto mejor, pero ella se negó. Con una lámpara recargable y un portátil, tenía todo lo que necesitaba para enseñar y evangelizar. Por las tardes los alumnos se sentaban alrededor de la lámpara de Victoria para hacer sus deberes hasta que la lámpara se gastara. Después la escuchaban contar historias de la Biblia y se volvían a casa cuando habían terminado.

Había un chico, Simon, de 14 años, que se reunía con los alumnos de forma regular. Victoria se enteró de que había abandonado la escuela así que decidió apuntarlo a la suya. Simon sacó muy buenas notas y al final acabó el primero de la clase en todos los exámenes. Actualmente está esperando que le den las notas de otros exámenes y le gustaría estudiar medicina.

GHAFES Ghana

Clement: impacto en una comunidad musulmana

En 2013, el destino de Clement con el programa de STICS era Zua, una comunidad de mayoría musulmana. No había electricidad, ni iglesias ni testimonio cristiano, ni tampoco se permitían las actividades cristianas. Clement enseñó en la escuela y movilizó a los jóvenes para que realizaran proyectos de desarrollo en la aldea. Organizó seminarios para los jóvenes e invitó a expertos a venir y hablar sobre temas diferentes en la comunidad.

El jefe de la comunidad y los ancianos reconocieron el trabajo que estaba haciendo Clement. Decidieron darle la bienvenida oficial a la comunidad como miembro de pleno derecho y como el jefe de desarrollo de Zua.

Esto ha hecho que mejoren las notas de los exámenes en la escuela. Ahora algunos alumnos están cursando estudios de desarrollo y otras carreras en la universidad. Clement sigue siendo maestro y también está trabajando en un proyecto de desarrollo de un hospital en Zua para esta comunidad y otras cuatro de la zona. La comunidad de Zua ha permitido que se plante una iglesia también.

Cómo surgió STICS

En Ghana todos los estudiantes deben realizar un año de servicio nacional cuando terminan la carrera. La mayoría de los estudiantes (y sus padres) prefieren trabajar en organizaciones situadas en zonas urbanas que mejoren sus perspectivas de empleo, pero GHAFES cree que los estudiantes y graduados cristianos pueden y deben cambiar el mundo, con el apoyo necesario. GHAFES quiere que sus graduados sean modelos para los jóvenes y los ayuden a trasformar sus comunidades para Jesús.

Desde que comenzó el programa de STICS en 2009, 159 graduados de GHAFES han elegido trabajar en zonas rurales marginadas. ¿Qué los motiva? Simplemente su amor por Jesucristo y una convicción profunda de que han sido llamados a ser agentes de esperanza.

Actualmente hay 35 graduados trabajando en el programa de STICS en sectores como la agricultura, cooperativas, educación, salud, liderazgo en la iglesia y plantando iglesias, gobierno local y desarrollo rural.

Un modelo para Ghana

En una conferencia pública organizada por GHAFES que tuvo lugar hace poco se compartieron las historias de estos cuatro graduados de STICS, junto con otras historias. El Ministro de Economía de Ghana, que estaba allí presente, dijo unas palabras y ofreció trabajo en el departamento de Hacienda a cien graduados del programa de GHAFES:

“Espero que Ghana siga el ejemplo de GHAFES en la agenda de Ghana Beyond Aid (el plan nacional de desarrollo económico actual).”


Avance en el Edén de África

El Edén de África: puedes encontrarlo flotando por la costa de Gabón. Es la isla tropical del país de São Tomé y Príncipe. Con sus espectaculares playas, vastos tramos de selva tropical, fascinantes formaciones de rocas volcánicas y una gran variedad de frutas, vida marina, aves y plantas, realmente es un paraíso tropical.

En el mundo universitario, sin embargo, la historia cambia: estas dos pequeñas islas siguen sin tener testimonio estudiantil universitario.

Un momento de avance

Tras una década de oración, dos miembros del personal de EPSA finalmente tuvieron la oportunidad de visitarla el año pasado. Lawrence y Frederico conocieron al capellán de una escuela secundaria nacional. Había estado deseando ver crecer a una comunidad universitaria. Les enseñó los campus y les presentó a los pastores locales. Tuvieron la oportunidad de compartir la visión de IFES y fueron acogidos cálidamente. ¡Los pastores locales también habían orado por ello!

Hubo más respuestas a oraciones: dos de los pastores locales con experiencia en instituciones financieras estuvieron dispuestos a ayudar con el ministerio entre los graduados. Lawrence y Frederico también conocieron a algunos estudiantes locales emocionados con la idea de iniciar grupos de oración. Los estudiantes ahora tienen guías de estudio bíblico inductivo en portugués y el personal de EPSA espera volver pronto para proporcionar formación de líderes a diez estudiantes.

Un largo camino por recorrer

Es un comienzo emocionante, pero Lawrence y Frederico saben que habrá retos.

Las islas son principalmente católicas y la población evangélica es muy reducida. La iglesia no tiene muchos recursos económicos. Lawrence y Frederico aún no han encontrado a cristianos locales para coordinar la obra pionera a tiempo completo, y no hay garantías de que la autoridades universitarias vayan a permitir que la comunidad se reúna.

Ora con nosotros para superar estos desafíos y que Dios establezca un movimiento estudiantil próspero en São Tomé y Príncipe.


Apoya hoy la iniciativa pionera de IFES en países no alcanzados como este:

Quiero donar a

Accede a tu cuenta para donaciones
$

Inspirando a los estudiantes para que piensen más en grande

En Sierra Leona, las elecciones al sindicato estudiantil suelen ser violentas. El año pasado, los estudiantes de SLEFES, el movimiento IFES, lanzaron una exitosa campaña contra la violencia durante la campaña electoral de su universidad.

En otros lugares, los estudiantes de SLEFES se han pronunciado en contra de las malas prácticas generalizadas en los exámenes, alentando a los universitarios a estudiar y obtener las calificaciones que merecen. Los estudiantes de SLEFES de otro campus iniciaron un proyecto para proporcionar recursos de biblioteca sin conexión a los estudiantes del campus, ya que conectarse a Internet era una odisea.

¿Qué tienen en común todas estas historias?

Todas ellas representan ejemplos de estudiantes pensando en grande o, dicho de otro modo, conectando con la universidad.

Matthew ha trabajo para SLEFES durante nueve años. Siempre había pensado que el ministerio en el campus solo consistía en evangelizar a los estudiantes. Sin embargo, gracias al curso Conectar con la universidad de IFES, comprendió mejor el alcance del ministerio universitario: todos las personas del campus necesitan el evangelio, sean estudiantes, profesores, académicos o personal. Y el papel del cristiano consiste en aportar una perspectiva bíblica a todas las conversaciones, disciplinas y programas.

Matthew explica su experiencia:

«El curso Conectar con la universidad me ha abierto los ojos para ver cómo los estudiantes cristianos pueden implicarse en las conversaciones de actualidad de sus universidades. Ahora ayudo a los estudiantes de SLEFES a conectar de forma creativa y bíblica en las discusiones que se generan en sus campus».

  • Demos gracias por este curso y la ayudó que brindó a Matthew para equipar mejor a los estudiantes de SLEFES para vivir fielmente como discípulos de Jesús en todos los aspectos de la vida universitaria.
  • Ora para que, a través de estas iniciativas de SLEFES, los estudiantes, profesores, académicos y personal, así como toda la vida del campus en general, sean transformados por el evangelio.
  • Ora por el nuevo curso de aprendizaje online Conectar con la Universidad, que comenzará en marzo, para que sirva de ayuda a muchos involucrados en el ministerio estudiantil de IFES de todo el mundo.

Desafíos que enfrenta un nuevo movimiento de IFES

 “Hoy trabajo como juez y también en la misión.” 

Sona* es una de las muchas personas a quienes el ministerio estudiantil de GBU en Guinea-Bissau impactó mientras cursaban la carrera. Tras atender a los estudios bíblicos de GBU y los eventos de capacitación, Sona sintió el llamado y se sintió con formación para servir tanto en los juzgados como en los estudios bíblicos con otras personas. 

Guinea-Bissau necesita desesperadamente a más graduados como Sona, con un compromiso por vivir como discípulos de Cristo y transformar sus lugares de trabajo, iglesias y comunidades. Este país de África Occidental es uno de los más pobres del mundo y lidia con problemas de infraestructuras, inestabilidad política y tráfico de drogas. La mayoría de personas practican el animismo o el islam. 

En julio de este año, el movimiento estudiantil se unió oficialmente a IFES. Hay razones para celebrar la llegada a este hito, pero el movimiento de GBU necesita nuestras oraciones más que nunca. 

Actualmente hay cinco grupos de GBU en el país, pero este año los números se han reducido. Las universidades no tienen campus, así que los estudiantes tienden a irse a casa en cuanto acaban las clases. Les gustaría poder ofrecer aperitivos a los estudiantes durante los encuentros, pero no pueden permitírselo. Por favor, ora por el avance: 

  • Ora para que más estudiantes asistan a los grupos de GBU y los lideren de cara el nuevo curso académico. Ora para que se puedan empezar grupos en nuevos campus. 
  • Ora para que Dios provea del apoyo financiero necesario para que el ministerio florezca. 
  • Ora por sabiduría tanto para el secretario general como para los obreros que trabajan con estudiantes en Guinea-Bissau. 
  • Ora para que haya más graduados como Sona, con el compromiso para vivir como discípulos de Cristo en sus lugares de trabajo y comunidades. 

*No es su nombre real. 

¡Gracias por orar con nosotros!

Cómo empezó la obra estudiantil en Zambia

Abril de 1974. 

Fue un cumpleaños memorable. Hank Pott cumplía 32 años. Él y su mujer aterrizaban hoy en Lusaka. Se unieron a un pequeño grupo de profesores cristianos en la Universidad de Zambia e invirtieron su tiempo libre en discipular a 100 estudiantes cristianos allí. 

Mucha gente había estado orando por ellos. El año anterior, Chua Wee Hian, secretario general de IFES, había predicado en la conferencia misionera estudiantil Urbana

“Entre la audiencia de hoy se encuentran Hank y Cathy Pott, que irán a Zambia. Te pido que ores por ellos ahora que parten hacia allí y que, dentro de dos años, ores por su regreso al haber encontrado a un sucesor zambiano. 

Dos años más tarde y a más de 6000 km de distancia, en Londres, el estudiante de Zambia Derek Mutungu entregó su vida a Cristo. Dios le dio un corazón para servir a los estudiantes cuando volviera a su país. 

Y así contestó Dios a las oraciones de los estudiantes de Urbana. La familia Potts cedió su liderazgo del grupo de comunión, ahora con 500 miembros, a Derek. Bajo el liderazgo de Derek, la obra se expandió a más de 30 campus. Hoy, ZAFES está presente en 91 campus de 10 regiones. 

El sueño de Aida para Guinea Ecuatorial

Conoce a Aida. Tiene 23 años. Esta es su historia.

Una llamada de teléfono

Su infancia fue única. Sus amigos la llamaban mwang ntang (niña blanca). Le enseñaron a jugar con un palo y una goma. A los siete años, Aida volvió de Guinea Ecuatorial a España. Pero ya era demasiado tarde. El país y su gente se habían ganado un lugar fijo en su corazón.

Durante su último año de universidad en España, Aida tuvo la oportunidad de volver: cursaría unas prácticas de dos meses en un colegio de Malabo, la capital de Guinea Ecuatorial. Su lectura para el viaje fue Brillando como estrellas, de Lindsay Brown. Hoja tras hoja, las historias de los estudiantes cristianos que habían marcado la diferencia en sus países iban cautivando a Aida. Y entonces se encendió su sueño de ver a estudiantes cristianos de Guinea Ecuatorial marcando la diferencia en su país.

Al regresar a Barcelona, Aida recibió una llamada que cambió el rumbo de su vida. Era un obrero de GBU España: “Aida, ¿qué te parecería mudarte a Guinea Ecuatorial para impulsar un nuevo movimiento allí?». ¡Justo en el momento oportuno! Durante las siguientes semanas, estuvo leyendo la Biblia, orando y hablando con otros cristianos. Vio claramente que Dios le abría la puerta.

No está sola

Eso ocurrió hace 18 meses. Desde entonces, GBU España ha estado ayudando a Aida para que pudiera mudarse a Malabo. IFES la apoyó con una beca para asistir a la Asamblea Mundial de Sudáfrica. Escuchar las historias y luchas de otros obreros y estudiantes pioneros la ayudó a ajustar sus expectativas. Se dio cuenta de que no sería fácil, pero también de que no estaría sola.

Sé que será difícil y que no soy la persona más cualificada para ir. Habría gente más formada o experimentada. Pero confío en que Dios proveerá y moldeará mi vida conforme a su llamado para mí.

Estoy dispuesta a hacerlo, porque no estoy sola. Sé que Dios me acompaña, así como el resto de la familia IFES. Quizá no vea grandes cosas. Tal vez solo plante la semilla y esta no crezca hasta que yo me vaya. Pero no importa; Dios tiene grandes planes para este país. Estoy aprendiendo que, a veces, los tiempos de Dios no son los nuestros. Dios obra de forma distinta a la nuestra.

GBU Spain

Empezando de cero

Aida quiere alcanzar a los estudiantes, pero ¿cuál es la mejor forma de empezar? Le surgieron algunas ideas al escuchar a otras personas en la Asamblea Mundial; clubes de inglés y clases de música, tanto para cristianos como no cristianos, y otras estrategias. Será complicado; la mayoría de estudiantes son chicos un par de años mayores que ella. Pero, a pesar de los posibles retos, Aida siente paz.

Sé que no voy allí para ser una líder o directora, ni imponer el método de IFES Europa al que estoy acostumbrada. Voy allí para formar un equipo y trabajar conjuntamente con ellos para iniciar un movimiento autóctono. Y, si Dios quiere, así será; primero, en las facultades de Malabo, y esperamos que también en otros campus de Bata.

Belleza y quebranto

A Aida le encanta Guinea Ecuatorial. Le fascina la forma en que siempre estás rodeado de gente. Si sales a la calle, siempre encuentras a alguien que te salude y te acompañe durante el camino. Si estás en casa, siempre habrá alguien que llame a tu puerta para entrar y tomar algo. Le encanta la hospitalidad, el estilo de vida, los aromas, los colores, la diversidad.

Pero, como en cualquier país, también hay quebranto.

Si bien la mayoría de personas son católicos nominales, el animismo es lo que las domina. Cuando nace un bebé, los padres lo presentan a los espíritus para que “lo protejan”. Cuando alguien enferma, acuden al curandero. Si alguien se enfada, puede que maldiga a su enemigo. Las generaciones más jóvenes lo practican menos que sus padres y abuelos, pero está muy arraigado en la cultura. Para los creyentes jóvenes, es difícil liberarse de ello, y para un extranjero es complicado desafiarlo sin ofender.

No sería extraño abrumarse ante esos signos de oscuridad, pero Aida confía en la obra de Dios:

«Creo que el poder para cambiar se encuentra en la Palabra de Dios. Al leer la Biblia juntos en la universidad, oro para que Dios nos hable y nos muestre dónde estamos depositando realmente la fe, si en el único Dios verdadero o en otras cosas».

El país sueña a lo grande, pero dispone de pocos recursos. Muchos se sienten desesperados y frustrados. Pero Aida y los estudiantes cristianos tienen otra esperanza que compartir, una que no se basa en lo humano. Esa esperanza puede cambiar el corazón de todas las personas del campus y las comunidades. Ese es el sueño de Aida.

«Familia de IFES, imaginemos que nos reunimos de nuevo en 2023 y hay aquí una hermana de Guinea Ecuatorial diciendo que el movimiento está listo para unirse a IFES. ¿Orarás conmigo para que se cumpla esa realidad?” Aida recibe el apoyo del proyecto Abriendo nuevos caminos. Puedes donar ahora para apoyar a los pioneros de IFES que, como Aida, llevan el Evangelio a los campus, ciudades y países inalcanzados.

Aida recibe el apoyo del proyecto Abriendo nuevos caminos. Puedes donar ahora para apoyar a los pioneros de IFES que, como Aida, llevan el Evangelio a los campus, ciudades y países inalcanzados.

Una nueva etapa para Aida, graduada de GBU España

Ayer fue un gran día para Aida. A sus 23 años, esta graduada de España se despidió su familia y embarcó en un avión hacia Guinea Ecuatorial, a 4500 km de distancia. Aida deja atrás una vida cómoda, amigos cercanos y una cultura conocida. ¿Por qué abandonaría todo eso? Porque desea ver cómo se establece el testimonio cristiano en las universidades de Guinea Ecuatorial. Pasará el próximo año asociándose con estudiantes cristianos locales para impulsar un nuevo movimiento. Compartió lo siguiente:

“Sé que será difícil y que no soy la persona más cualificada para ir. Habría gente más formada o experimentada. Pero sé que Dios me acompaña y que moldeará mi vida para cumplir su llamado. Tal vez solo plante la semilla y esta no crezca hasta que yo me vaya. Pero no importa; Dios tiene grandes planes para este país. Por favor, ora conmigo para que Dios inicie un nuevo movimiento estudiantil en Guinea Ecuatorial.”

  • Ora para que Aida se establezca rápidamente en su nueva comunidad, iglesia y cultura. Ora para que, en los desafíos que surgirán, siga andando cerca de Dios, confiando en Él y escuchándole.
  • Ora para que Aida entable amistades profundas con estudiantes locales y juntos puedan ser eficaces al alcanzar las universidades con las buenas noticias de Jesús.
  • Ora para que Dios provea de iglesias locales que la apoyen y graduados que ayuden a impulsar el nuevo movimiento.