Respuesta: Preguntas fundamentales que debemos hacer sobre la crisis migratoria en Europa

El tema de la migración se ha convertido en una crisis intratable que incluso amenaza la existencia de la Unión Europea. Ya ha puesto en tela de juicio el Acuerdo de Schengen porque varios países de la UE han vuelto a establecer controles de frontera. Las personas que viven en Europa (incluyendo a los cristianos) se encuentran divididos ante este tema candente. Algunos se muestran abiertos y ven bien que los migrantes vengan pero otros se muestran profundamente hostiles a esta “invasión” islámica encubierta.

El artículo de Robert Heimburger, “La migración vista a través de la fe: el pueblo de Dios, las tierras nacionales y las universidades” se atreve a abordar este tema desde una perspectiva bíblica. Tiene en cuenta dos textos clave que el autor, de forma acertada, pone en paralelo: Deuteronomio 10 (versículos 12–22) y 1 Pedro (1:1, 17; 2:4–5, 9–11). Así como se describe al pueblo de Dios en el Antiguo Testamento como un pueblo migrante, el pueblo de Dios en el Nuevo Testamento también lo es (es decir, la Iglesia). Incluso Dios mismo se describe como “un Dios migrante” al prometer que estará con ellos durante su éxodo desde Egipto a Canaán (Deuteronomio 1:31–33). La presencia divina con los inmigrantes se cumple en Jesús, quien se identifica con ellos, tanto que dice: “Fui forastero, y me dieron alojamiento” (Mt. 25:35).

El pueblo de Israel estaba llamado a amar a los que vivían entre ellos y que no eran judíos, por tres razones principales: una razón teológica (Dios ama a los inmigrantes); una razón histórica (los israelitas fueron inmigrantes en Egipto); y una razón moral (los extranjeros son los habitantes más vulnerables de la tierra). Todo esto queda maravillosamente reflejado en Deuteronomio 10: “Él defiende la causa del huérfano y de la viuda, y muestra su amor por el extranjero, proveyéndole ropa y alimentos. Así mismo debes tú mostrar amor por los extranjeros, porque también tú fuiste extranjero en Egipto” (versículos 18–19). Los israelitas deben amar a los extranjeros de forma práctica porque es través de ellos que Dios provee “ropa y alimentos”. Amar a los migrantes también significa, entre otras cosas, respetar sus derechos, aplicarles los mismos derechos a ellos que a los israelitas e invitarlos a compartir sus fiestas religiosas.[1] Los requisitos de Dios para cuidar a los extranjeros y tratarlos de forma justa son tan fuertes que su juicio contra los israelitas viene motivada por la explotación que llevan a cabo de los miembros más débiles de la sociedad. Él mismo testificará “contra los hechiceros, los adúlteros y los perjuros, contra los que explotan a sus asalariados; contra los que oprimen a las viudas y a los huérfanos, y niegan el derecho del extranjero” (Mal. 3:5).

Este artículo no llega a sugerir que Dios acompaña a los migrantes de hoy en día, la mayoría de los cuales son musulmanes. Pero al igual que el amor de Dios por los migrantes no tiene nada que ver con su etnia o identidad religiosa, podemos creer que Dios ama a los migrantes de hoy en día hasta el punto de estar presentes con ellos en su viaje, que a menudo es hasta peligroso para su vida. El éxodo de Israel desde Egipto es bastante singular pero no quiere decir que Dios dejaba a un lado a otros pueblos: “Israelitas, ¿acaso ustedes no son para mí como cusitas?” afirma el Señor. “¿Acaso no saqué de Egipto a Israel, de Creta a los filisteos y de Quir a los sirios?” (Amós 9:7).

Tenemos que preguntarnos cómo entra dentro de los planes de Dios la oleada sin precedentes de inmigración pacífica musulmana a una Europa que históricamente tiene raíces cristianas. ¿Tiene planeado agitar las tradiciones, culturas y política de Europa? ¿Ha comenzado una revolución espiritual en “la casa del islam”? ¿Dios está desafiando a la Iglesia para que lleve a cabo el mandamiento de amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos, que Jesús ilustra de forma maravillosa en la parábola del buen samaritano? En lugar de eludir la cuestión religiosa que existe detrás de la migración actual, es crucial que los europeos en general y los cristianos en particular aborden este tema directamente y tengan una visión renovada y bíblica del islam y de los musulmanes. Seguramente va a requerir un esfuerzo muy grande porque mucha gente ignorante y a menudo llena de prejuicios asocia el islam con el terrorismo. Es comprensible que exista esta percepción errónea de esta religión: refleja el interés legítimo de los medios de comunicación en los acontecimientos excepcionales y dramáticos que ocurren como las acciones violentas del llamado Estado Islámico y otros grupos terroristas. Sin embargo, esta imagen distorsionada de la segunda religión más grande del mundo no concuerda con su enseñanza general ni con la gran mayoría de sus seguidores.

En torno a la crisis migratoria surgen otros temas delicados y controvertidos. ¿Los inmigrantes ilegales deben ser repatriados a menos que realmente sean refugiados? ¿Qué ocurre con los inmigrantes por razones económicas? ¿Deben ellos ser deportados si proceden de los países más pobres del mundo? ¿Es justo que los países anfitriones definan su política de inmigración basándose en las necesidades egoístas de tener trabajadores capaces y personas de negocios con éxito, o, lo cual es aún peor, en la etnia o religión de las personas? ¿Europa y los Estados Unidos tienen alguna responsabilidad en esta crisis a causa de su necia política de exteriores en Oriente Medio y más allá (especialmente Afganistán, Iraq, Israel y Siria)? ¿Deben rendir cuentas a causa de su papel predominante en el injusto orden económico mundial que oprime a los países en vías de desarrollo más pobres?

Los estudiantes universitarios tienen muchas oportunidades de conocer y hacerse amigos de otros estudiantes de todo el mundo. Los estudiantes supuestamente desconfían menos de los extranjeros, tienen menos miedo a lo desconocido y están más abiertos al pensamiento crítico. ¿Los estudiantes cristianos, al seguir a Cristo y sus enseñanzas, asumirán una posición de liderazgo para convertir la crisis migratoria (con todo lo que conlleva) en nuevas oportunidades de llegar a los estudiantes internacionales que viven cerca de ellos? ¿Demostrarán que el amor de Dios es para todos, incluso para los extranjeros, “porque con Dios no hay favoritismos” (Ro. 2:11)?


Responda

  • ¿Qué piensa? Puede marcar el texto de este artículo para hacer un comentario o añadir su respuesta más abajo.
  • ¿Por qué no se reúne en un grupo para hablar acerca de este número de Palabra y Mundo usando nuestras preguntas para debatir?

Preguntas para debatir

Dios y el pueblo de Dios
Lectura: Deuteronomio 10:12-22; 1 Pedro 1:1-2, 2:4-12
1. ¿Te consideras un migrante? ¿Eres descendiente de migrantes? 
2. ¿Conoces a algún migrante personalmente?
3. ¿Cómo hablan las personas de tu entorno sobre los migrantes?
4. ¿Qué influencia tiene en tu perspectiva de la migración el hecho de adorar a un Dios que ama a un pueblo migrante?
5. ¿Qué significa buscar la justicia para los migrantes?
6. ¿Qué significa amar a los migrantes?
7. ¿Tu iglesia local trata de incluir a los migrantes o se relaciona con ellos de alguna forma? ¿Existen oportunidades para que tu iglesia busque la justicia para los migrantes y que ame a los migrantes?

Los migrantes y las tierras nacionales
Lectura: Deuteronomio 2:1-25
1. ¿Piensas que, delante de Dios, las naciones tienen el derecho de legislar sobre inmigración? 
2. ¿Cómo pueden los gobernantes demostrar que están sujetos a Cristo como rey a medida que legislan sobre inmigración?

Los migrantes y la universidad
Lecturas: Una breve historia de tu universidad o estadísticas que reflejen el origen de los estudiantes que asisten; Nigel Biggar, “What Are Universities For?,” Standpoint, agosto de 2010
1. ¿De dónde proceden las personas que vienen a estudiar y a trabajar en tu universidad? ¿Vienen de otras partes de la ciudad, de otras regiones o de otros países?
2. ¿Qué oportunidades surgen a medida que te encuentras con personas de diferentes lugares en la universidad?
3. ¿Tu movimiento estudiantil cristiano incluye a personas de otros lugares y de otros países? ¿Cómo podría tu movimiento amar a los que sois migrantes y buscar justicia para ellos?

Lectura adicional

Los siguientes documentos son trabajos sobre la migración escritos para un público general por parte de eruditos de la tradición evangélica. Los autores sacan conclusiones muy variadas:

  • Carroll R., M. Daniel. Christians at the Border: Immigration, the Church, and the Bible. 2ª ed. Grand Rapids, Mich.: Brazos Press, 2013.
  • Hoffmeier, James K. The Immigration Crisis: Immigrants, Aliens, and the Bible. Wheaton, Ill.: Crossway, 2009.
  • Immigration and Justice: How Local Churches Can Change the Debate on Immigration in Britain. Cambridge: Jubilee Centre, 2015.
  • Moucarry, Chawkat. From Exclusion to Embrace: Bible Studies in Interfaith Engagement. World Vision, 2016.
  • National Association of Evangelicals (U.S.A.). “Immigration: A Policy Resolution,” 2009.
  • On the Road: A Journey through the Bible for Migrants. United Bible Societies, 2008. Disponible en muchos idiomas.
  • Park, Nick. Ministry to Migrants and Asylum Seekers: A Guide for Evangelical Churches. Dublín: Alianza Evangélica de Irlanda, 2015.
  • Soerens, Matthew, y Jenny Hwang Yang. Welcoming the Stranger: Justice, Compassion & Truth in the Immigration Debate. Downers Grove, Ill.: InterVarsity Press, 2009.
  • Spencer, Nick. Asylum and Immigration: A Christian Perspective on a Polarized Debate. Bletchley, Bucks.: Paternoster, 2004.

Otros trabajos sobre migración y teología, desde la tradición evangélica y otras tradiciones cristianas, ya sean populares o académicas:

  • Ahn, Ilsup. Religious Ethics and Migration: Doing Justice to Undocumented Workers. Nueva York: Routledge, 2014.
  • Azaransky, Sarah, ed. Religion and Politics in America’s Borderlands. Lanham, Md.: Lexington Books, 2013.
  • Bretherton, Luke. Hospitality as Holiness: Christian Witness amid Moral Diversity. Aldershot: Ashgate, 2006.
  • Bretherton, Luke. “National: Christian Cosmopolitanism, Refugees, and the Politics of Proximity.” En Christianity and Contemporary Politics: The Conditions and Possibilities of Faithful Witness, 126–74. Oxford: Wiley-Blackwell, 2010.
  • Burnside, Jonathan P. The Status and Welfare of Immigrants: The Place of the Foreigner in Biblical Law and Its Relevance to Contemporary Society. Cambridge: Jubilee Centre, 2001.
  • Carmona, Victor. “Theologizing Immigration.” En The Wiley Blackwell Companion to Latino/a Theology, editado por Orlando O. Espín, 365–85. Chichester, West Sussex: Wiley Blackwell, 2015.
  • Carroll R., M. Daniel, y Leopoldo A. Sánchez M., editores. Immigrant Neighbours Among Us: Immigration Across Theological Traditions. Eugene, Ore.: Pickwick, 2015.
  • Corbett, Jim. The Sanctuary Church. Wallingford, Pa.: Pendle Hill Publications, 1986.
  • Cruz, Gemma Tulud. An Intercultural Theology of Migration: Pilgrims in the Wilderness. Leiden: Brill, 2010.
  • ———. Toward a Theology of Migration: Social Justice and Religious Experience. Basingstoke: Palgrave Macmillan, 2014.
  • Cuéllar, Gregory Lee. Voices of Marginality: Exile and Return in Second Isaiah 40-55 and the Mexican Immigrant Experience. 2ª ed. Nueva York: Peter Lang, 2008.
  • Daniel, Ben. Neighbour: Christian Encounters with “Illegal” Immigration. Louisville, Ky.: Westminster John Knox Press, 2010.
  • Edwards, Jr., James R. “A Biblical Perspective on Immigration Policy.” En Debating Immigration, editado por Carol M. Swain, 46–62. Cambridge: Cambridge University Press, 2007.
  • Groody, Daniel G. Border of Death, Valley of Life: An Immigrant Journey of Heart and Spirit. Celebrating Faith. Lanham, Md.: Rowman y Littlefield, 2002.
  • Groody, Daniel G., y Gioacchino Campese, editores. A Promised Land, a Perilous Journey: Theological Perspectives on Migration. Notre Dame: University of Notre Dame Press, 2008.
  • Hanciles, Jehu. Beyond Christendom: Globalization, African Migration, and the Transformation of the West. Maryknoll, N.Y.: Orbis Books, 2008.
  • Heyer, Kristin E. Kinship Across Borders: A Christian Ethic of Immigration. Washington, D.C.: Georgetown University Press, 2012.
  • Houston, Fleur S. You Shall Love the Stranger as Yourself: The Bible, Refugees and Asylum. Londres: Routledge, 2015.
  • Moucarry, Georges Chawkat. “The Alien According to the Torah.” Traducido por Joye Smith. Themelios 14 (1988): 17–20.
  • Moucarry, Chawkat. “Love the Immigrant as Yourself.” En Faith to Faith: Christianity & Islam in Dialogue, 283–89. Leicester: Inter-Varsity, 2001.
  • También publicado como: The Prophet & the Messiah: An Arab Christian’s Perspective on Islam & Christianity. Downers Grove, Ill.: InterVarsity Press, 2002.
  • Myers, Ched y Matthew Colwell. Our God Is Undocumented: Biblical Faith and Immigrant Justice. Maryknoll, N.Y.: Orbis Books, 2012.
  • Nanko-Fernández, Carmen. “Beyond Hospitality: Implications of (Im)migration for Teología y Pastoral de Conjunto.” En Theologizing En Espanglish: Context, Community, and Ministry, 110–19. Maryknoll, N.Y.: Orbis Books, 2010.
  • ———. “Corpus Verum: Toward a Borderland Ecclesiology.” En Building Bridges, Doing Justice: Constructing a Latino/a Ecumenical Theology, editado por Orlando O. Espín, 167–84. Maryknoll, N.Y.: Orbis, 2009.
  • Nguyen, vanThanh y John M. Prior, editores. God’s People on the Move: Biblical and Global Perspectives on Migration and Mission. Eugene, Ore.: Pickwick Publications, 2014.
  • Padilla, Elaine y Peter C. Phan, editores. Contemporary Issues of Migration and Theology. Christianities of the World. Nueva York: Palgrave Macmillan, 2013.
  • ———. Theology of Migration in the Abrahamic Religions. Christianities of the World. Basingstoke: Palgrave Macmillan, 2014.
  • Pantoja, Jr., Luis, Sadiri Joy B. Tira, y Enoch Wan. Scattered: The Filipino Global Presence. Manila: Lifechange Publishing, 2004.
  • Pohl, Christine D. Making Room: Recovering Hospitality as a Christian Tradition. Grand Rapids, Mich.: Eerdmans, 1999.
  • Pontificio consejo para la pastoral de los emigrantes e itinerantes. “Erga migrantes caritas Christi: La caridad de Cristo hacia los emigrantes,” 2004.
  • Rose, Ananda. Showdown in the Sonoran Desert: Religion, Law, and the Immigration Controversy. Nueva York: Oxford University Press, 2012.
  • Ruiz, Jean-Pierre. Readings from the Edges: The Bible and People on the Move. Maryknoll, N.Y.: Orbis, 2011.
  • Sarat, Leah. Fire in the Canyon: Religion, Migration, and the Mexican Dream. Nueva York: New York University Press, 2013.
  • Snyder, Susanna. Asylum-Seeking, Migration, and Church. Farnham, Surrey: Ashgate, 2012.
  • Spina, Frank Anthony. “Israelites as Gērîm, ‘Sojourners,’ in Social and Historical Context.” En The Word of the Lord Shall Go Forth: Essays in Honour of David Noel Freedman in Celebration of His Sixtieth Birthday, editado por Carol L. Meyers y Michael Patrick O’Connor, 321–35. Winona Lake, Ind.: Eisenbrauns, 1983.
  • De La Torre, Miguel A. Trails of Hope and Terror: Testimonies on Immigration. Maryknoll, N.Y.: Orbis Books, 2009.
  • Wilbanks, Dana W. Re-Creating America: The Ethics of U.S. Immigration and Refugee Policy in a Christian Perspective. Nashville: Abingdon Press, 1996.
  • Woods, Paul. Theologising Migration: Otherness and Liminality in East Asia. Oxford: Regnum Books International, 2015.

Notas al pie

[1]  Ver “Love the Immigrant as Yourself”. En Faith to Faith: Christianity & Islam in Dialogue, 283-89. Leicester: Inter-Varsity, 2001.

Todos los artículos de Palabra y Mundo