Número 6: Replanteando el liderazgo

Nota del editor

Hoy en día hay mucha gente que anhela modelos mejores de liderazgo. Yo trabajo con estudiantes de posgrado que siempre dejan claro que quieren sacar más de sus estudios que simplemente conocimiento y capacidades para liderar. El proyecto de Oxford Character y el Oxford Pastorate han suscitado el interés de los estudiantes, tanto creyentes como no creyentes, que quieren ser líderes con carácter e integridad. En un tiempo en el que muchos se sienten atraídos hacia los líderes que se ofrecen a salvar a sus naciones por medio de la fuerza y aplastando a los débiles, otros están pidiendo a gritos un tipo de liderazgo diferente.

Pero, ¿realmente deberíamos dedicar tanto tiempo a hablar de liderazgo? Los escritores bíblicos no parecen pensar que debamos aspirar a ser líderes. No recomiendan ningún curso de formación de líderes. En lugar de eso, nos llaman a ser siervos, a sacrificarnos y a amar a nuestro prójimo. En las Escrituras encontramos a hombres y mujeres que surgen y acaban ocupando puestos de autoridad. Los líderes emergen y se reconocen, no se hacen, dijo Vinoth Ramachandra, miembro del Grupo de Consejo Teológico, cuando estuvimos intercambiando mensajes sobre el tema. Como la Biblia no parece recomendar que cultivemos nosotros el liderazgo, los teólogos académicos parecen no dedicarle demasiada atención al liderazgo como objetivo a alcanzar, con algunas excepciones.[1]

Pero los autores de este número de Palabra y Mundo piensan que ha llegado la hora de replantearse el liderazgo en lugar de esquivar el tema. Piensan que ha llegado el momento de que el liderazgo se vuelva a configurar siguiendo el ejemplo de Jesús. En nuestro artículo principal, Joshua Bogunjoko de Nigeria afirma que la renovación del liderazgo significa trabajar con la esencia de nuestro trasfondo cultural. Señala las fuertes tradiciones de liderazgo que existen en los pueblos africanos y dice que estas tradiciones se pueden llevar a cabo por medio de una transformación basada en la Biblia. Quiere que los líderes experimenten la salvación que trata no solo la culpa sino también la vergüenza; quiere que aprendan de las imágenes bíblicas de los pastores, siervos y administradores; y tiene la esperanza de que se creen redes de líderes que se apoyen unos a otros.

En medio de los escándalos de corrupción que existen por toda América Latina, Daniel Salinas de Colombia dice que el ejemplo de Nehemías en la Biblia es “como un oasis en medio del desierto”. Cuando el pueblo de Judá se vio obligado a dejar su hogar y la culpa la tenía principalmente la monarquía injusta, a Nehemías se le brinda la oportunidad de ayudar al pueblo a regresar a casa. Demuestra un nuevo modelo de liderazgo como líder que antepone el bienestar del pueblo a su propio bienestar económico y que escucha y se adapta a los que tiene por debajo. Nehemías trabaja codo con codo con otras personas, sigue luchando contra la injusticia y recuerda que tiene que rendir cuentas ante Dios.

En una serie de textos cortos para complementar este número, Wendy Quay Honeycutt (EE.UU./Malasia/Australia) se basa en conversaciones que ha tenido con líderes de su grupo. Estos estudiantes están de acuerdo con otros en su universidad cuando afirman que es cierto que “los líderes son los últimos en comer”. Pero llegan a la conclusión de que mientras que a los líderes en el campus se les anima a conseguir su propia meta, los líderes cristianos son llamados a buscar un objetivo que no pueden ver ni comprender. Pierre Ezoua (Túnez/Costa de Marfil) escribe sobre qué hacer cuando los líderes cristianos de África se niegan a dejar sus puestos. Afirma que no son suficientes unos cambios en la política. Lo que se necesita es un nuevo modelo de liderazgo basado Jesús, que es el siervo de todos. Jesús es un líder que vive no solo de pan, sino del amor y de la fidelidad de Dios.

Al igual que en los anteriores números de Palabra y Mundo, cada uno de los artículos viene acompañado de unas preguntas para debatir, para que puedan utilizarlas en su comunidad, iglesia u otro grupo. Además, todos los artículos están disponibles en inglés, español y francés, para que puedan elegir el idioma que más les convenga. Pueden escribirme para compartir sus comentarios sobre Palabra y Mundo, para ver cómo puede seguir promoviendo mejor la reflexión teológica sobre el mundo en el que viven los estudiantes.

A medida que se replantean el liderazgo, espero que este número les capacite e inspire.

Robert W. Heimburger, Editor
robert.heimburger@ifesworld.org


[1] Algunos ejemplos en inglés son Skip Bell, ed., Servants and Friends: A Biblical Theology of Leadership (Berrien Springs, Mich.: Andrews University Press, 2014); Arthur Boers, Servants and Fools: A Biblical Theology of Leadership (Nashville: Abingdon Press, 2015); Benjamin Forrest y Chet Roden, eds., Biblical Leadership: Theology for the Everyday Leader (Grand Rapids, Mich.: Kregel Academic, 2017); Don N. Howell, Jr., Servants of the Servant: A Biblical Theology of Leadership (Eugene, Ore.: Wipf & Stock, 2003); Timothy S. Laniak, Shepherds after My Own Heart: Pastoral Traditions and Leadership in the Bible, New Studies in Biblical Theology 20 (Leicester: Apollos, 2006).

Todos los artículos de Palabra y Mundo