Un cuchillo bajo la almohada

El Evangelio para los estudiantes hindúes de Armenia

Niraj* parecía ser un estudiante de medicina seguro de sí mismo y relajado. Pero, al caer la noche, la historia era muy diferente. Le atormentaban las pesadillas y siempre dormía con la luz encendida. Lo que aprendió en la facultad de medicina no le había ayudado en absoluto, por lo que dormía con un cuchillo debajo de la almohada para alejar las pesadillas. 

Una comunidad atractiva 

Niraj es uno de los 1.500 estudiantes hindúes estudiando en Yerevan, la capital antigua de Armenia. Es un habitual de los estudios bíblicos de IFES y hasta asiste a las reuniones de oración, junto a otros compañeros de clase hindúes. Ama a la comunidad. Es un lugar al que escapar y alejarse de la burbuja de estudiantes hindúes, es un lugar de aceptación que no tiene relación con su desempeño académico. Sin rumores, sin ataques por la espalda, sin presión.  

Sin temor. 

En cuanto a las cosas “cristianas”, había mucho con lo que no estaba de acuerdo. Jesús le parecía una buena idea y no creía que fuera completamente incompatible con sus creencias hindúes poco firmes. Pero sus amigos cristianos le dijeron que tenía que elegir: no podía añadir a Jesús a otras creencias. Es todo o nada. Seguir a Jesús afectará a todas las partes de tu vida. Tu trabajo, tu matrimonio, tus palabras, tu dinero, tu tiempo libre. 

A Niraj le sonaba muy intrusivo. 

Hinduismo más Jesús   

La historia de Niraj no es la única. Todos los años, cientos de estudiantes hindúes llegan a Armenia desde su India natal. Las tasas universitarias son menores y es más fácil encontrar plazas en la universidad. Los estudiantes de medicina como Niraj pasan seis años ahí – por lo que disponemos de tiempo para invertir en ellos. Están deseando formar parte de las actividades de IFES y de la comunidad. No obstante, muchos de ellos adoptan una mentalidad de “hinduismo más Jesús”. Un salto completo hacia una fe solo en Cristo es difícil. Los amigos de Niraj han estado orando para que llegue a la fe en su tiempo. Para algunos, es cuestión de pequeños pasos. 

Recientemente, Niraj tomó otro pequeño paso. 

Ya no duerme con un cuchillo debajo de su almohada. 

En su lugar, ora:

“Jesús, estás conmigo. Estás cuidando de mí. Así que me voy a ir a dormir.” 

Ora, junto con los amigos de Niraj, para que llegue a confiar más y más que el camino de Dios es mejor, su Gracia es suficiente, y su amor echa fuera el temor. 

Todas las publicaciones de Conexión