Asian Christian Fellowship, UNO

De Myanmar a Nebraska

Liberando a los estudiantes para que alcancen a los refugiados en EE. UU.

Alee conoció a Sha K’ Paw por primera vez el día 20 de junio, el día Mundial del Refugiado. Era uno de los voluntarios que ayudaban en medio de un caos de buenas intenciones que incluía pintacaras, un torneo de fútbol y un desfile de moda. El evento anual de Omaha (EE. UU.) siempre ha atraído grandes multitudes, y ese año no fue ninguna excepción. Alee, una obrera de InterVarsity, tenía la responsabilidad de coordinar el equipo de voluntarios.

En el pasado, no habían tenido muchos estudiantes de secundaria que se prestaran como voluntarios, por lo que estos jóvenes le sorprendieron. Empezó a hablar con dos de ellos — Sha y su amigo, Sunkist — ambos eran refugiados Karen procedentes de Myanmar. Resultó que planeaban ir a la Universidad de Nebraska Omaha (UNO) ese otoño. ¡Alee estaba muy interesada! Había conocido a niños Karen antes, pero nunca había conocido a estudiantes Karen que fueran a la universidad. Estuvieron charlando un rato. Y luego se aventuró a preguntar: “¿Sois seguidores de Jesús?”

Sha K’ Paw

Sha K’ Paw nació en Myanmar, un país de Asia del Sur marcado por una guerra civil larga y devastadora. Cuando tenía siete años, se mudó a un campo de refugiados en Tailandia, donde permaneció durante seis años, sin sus padres. Era una vida sencilla: todos los días Sha iba a la escuela, jugaba con sus amigos y comía arroz con legumbres. Su residencia estaba gestionada por unos cristianos que les enseñaron a leer la Biblia y orar todas las mañanas y todas las noches.

Photo by Dinis Bazgutdinov on Unsplash

A los 12 años, Sha y su tía se trasladaron a Estados Unidos en busca de una vida mejor. De repente, se encontró inmerso en un mundo completamente distinto: la cultura, el idioma, la gente… Todo era diferente. Nos escribe:

“Había escuchado historias de gente que hablaba sobre los ‘terceros países’ (los países donde se asientan los refugiados). Había escuchado que tenían mucha comida, una gran educación, muchas libertades y oportunidades. Cuando llegué a Estados Unidos, descubrí que las historias eran ciertas: el país estaba repleto de cosas buenas. Pero también había luchas. Ya no me tenía que preocupar por tener el estómago vacío, pero me debía preocupar por no comer en exceso. Ya no tenia que preocuparme por la guerra, pero no podía hablar inglés y me costaba la escuela, además no lograba comprender la cultura. Aunque ya no vivía con miedo, seguía preocupado por mi futuro.

Como adolescente, miraba hacia atrás y veía cómo Dios me había guiado con seguridad durante toda mi vida. Hubo momentos de mi vida en los que me sentí solo o abandonado, pero Dios había estado ahí conmigo. Hubo momentos en los que quise tirar la toalla, pero Dios me había fortalecido. Al darme cuenta, en lo más profundo, cómo había sido mi Padre y Salvador todo el tiempo, le acepté como mi Señor y Salvador, sin dudas ni reservas. Me bauticé el 5 de marzo de 2011, a los 15 años.”

Una respuesta a la oración

Como todos los obreros saben, conocer estudiantes de la escuela secundaria cristianos que están a punto de ir a la universidad constituye una oportunidad de oro. Solo necesitas conseguir su número de teléfono y puedes involucrarlos directamente en la comunidad antes de pisar siquiera un campus.

Pero Alee conoció a Sha en un momento en el que su equipo de InterVarsity había estado orando para alcanzar a todos los rincones del campus. Habían estado reflexionando acerca de la forma en la que cada persona a la que alcanzan está conectada a una red o a un grupo de personas. Con esas oraciones en la mente, Alee se dio cuenta de la oportunidad que se le presentaba. Soltar, no reclutar. De eso se trataba precisamente el ministerio estudiantil de InterVarsity. Estos dos jóvenes cristianos podrían añadirse a un grupo existente y boyante de UNO. O podrían ser empoderados y formados para empezar el suyo propio, alcanzando a otros refugiados Karen. No cabía duda alguna.

Mookatah

Tras conocer a Alee en el Día Mundial del Refugiado, Sha y algunos de sus amigos conectaron con los obreros de UNO. Congeniaron ante un mookatah (una parrilla Thai) y empezaron a estudiar la Biblia juntos después de integrarse en UNO como estudiantes de primer año. Sha y algunos más fueron discipulados, y no pasó mucho tiempo antes de que estuvieran dirigiendo sus propios estudios bíblicos y les hablaran a sus amigos acerca de Jesús: “Mis amigos necesitan saber que Jesús les quiere; alguien tiene que ayudarles para que lo sepan, y creo que ese alguien soy yo.”

Asian Christian Fellowship, UNO

El grupo creció cuando más estudiantes Karen escucharon hablar acerca de la comunidad y se unieron a ella. Sha reflexiona acerca de este tiempo de crecimiento:

“Seguí creciendo poco a poco, al mismo tiempo que aprendía y dirigía. Algunos de nosotros también orábamos por la misión de Dios en nuestro campus y vimos crecimiento a lo largo del año pasado. Fue la inversión de nuestros obreros en nosotros lo que nos ayudó a crecer, y el Espíritu Santo nos guió.”

La fidelidad de Dios para con los peregrinos

Casi todos los estudiantes Karen son los primeros de sus familias en estudiar en EE.UU. La mayoría, al igual que Sha, se criaron en campos de refugiados antes de mudarse a América. Llegaron con conocimientos escasos, o nulos, de inglés. Sus padres sabían menos aún. Depende de los niños que los padres se adapten a la nueva cultura, actuando como intérpretes, yendo al banco, leyendo el correo. La presión de estar desplazado le resulta muy familiar a estos jóvenes.

Photo by Yoshua Giri on Unsplash

El grupo de unos 25–30 estudiantes refugiados de UNO han estado estudiando el libro de Éxodo, aprendiendo acerca de la historia del pueblo desplazado de Dios. Viendo la fidelidad de Dios en la Biblia y conociendo sus propias historias de sufrimiento, los estudiantes quieren conocerle a Él también. Algunos de ellos han empezado a alcanzar a otras comunidades de refugiados de su entorno. Un estudiante, Manger, dijo:

“Mi propia experiencia, como antiguo refugiado y estudiante universitario de primera generación, me sirve de ánimo. He experimentado el amor de Dios a lo largo de mi vida, y quiero compartirlo con otros. Quiero ver un avivamiento en mi comunidad: en la iglesia, en mi hogar, y en la escuela.”

Fue increíble ver cómo una conversación distendida en un evento comunitario hace unos pocos años se ha convertido en un ministerio estudiantil que no para de crecer. Pero esta historia es alentadora a la par que retadora. ¿Estamos orando como Alee para alcanzar a nuevas áreas de nuestro campus? ¿Cuántas redes sin alcanzar podrían ser impactadas este año si más personas adoptasen la mentalidad de soltar, no reclutar? ¿Estamos buscando compartir la fidelidad de Dios con las personas que nos rodean?

Ministerio de Estudiantes Internacionales

Descubre más acerca del programa de IFES
Todas las publicaciones de Conexión