88 años en el ministerio estudiantil

Una entrevista con el difunto Michael Green

El 6 de febrero del 2020 se cumplió un año del fallecimiento del pastor, evangelista y teólogo británico Michael Green. Michael invirtió gran parte de su vida y ministerio hablando sobre Jesús a los estudiantes. Predicó en un sinfín de semanas de misiones en Gran Bretaña y toda Europa para acercar a muchos a la fe e inspirar a estudiantes de los movimientos de IFES para vivir por Jesús y hablar de él sin reservas. Dos meses antes de partir con el Señor, compartió sus reflexiones sobre los cambios, desafíos y el futuro del ministerio estudiantil de la región.


¿Qué cambios ha presenciado en el ministerio estudiantil a lo largo de los años?

El principal es el crecimiento. Somos conscientes de que el mundo de hoy es secularizado. Pero a menudo olvidamos que la Iglesia cristiana nunca ha crecido tanto como en nuestra generación. Su crecimiento, particularmente desde el islam, es masivo en el sudeste de Asia, y también lo estamos viendo en varios países de Europa. Tras los viejos y secos robles del catolicismo y la ortodoxia, ahora encontramos brotes verdes: nuevos movimientos de hombres y mujeres jóvenes comprometidos con Cristo.

¿Cuáles son los principales desafíos que enfrenta Europa a día de hoy?

La mayoría de los países de Europa han salido de una situación comunista, por lo que todavía queda mucha ideología comunista y un ateísmo incrustado. Pero también existe la influencia del consumismo y el materialismo que hace que las personas sean muy hedonistas y egoístas. Todo ello afecta el clima espiritual y hace que el ambiente sea prohibitivo.

A eso, hay que sumarle el hecho de que la obra evangélica en casi cualquier parte de Europa se considera sectaria. Por eso los cristianos agachan la cabeza y no suelen mostrar el coraje que me gustaría que tuvieran. No esperan grandes cosas de Dios, no esperan ver conversiones en las reuniones. Y, claro, ¡impera la confusión cuando ven a alguien abrazando a Cristo! Pero pasa muy a menudo. ¡Y me encanta!

Pero vivimos días difíciles. No cabe duda de que el evangelio cristiano enfrenta desafíos totalmente nuevos. Temas como la identidad transgénero apenas de oían antiguamente, pero hoy están a la orden del día. Los jóvenes cristianos de hoy deben arraigarse tanto en el evangelio que puedan lidiar con desafíos de este tipo. Así, cuando surjan estos temas controversiales, podrán no solo exponer una opinión, sino responder desde una cosmovisión firmemente bíblica.

¿Qué le resulta alentador al ver el trabajo de los movimientos nacionales de IFES en Europa?

Me motiva ver el aumento de innovación y creatividad en la evangelización. Antiguamente nos limitábamos a la llana proclamación. Claro que creo en la proclamación, pero también en las artes creativas: la música, el teatro, la danza, la mímica y mucho más. Cada vez se utilizan más en Europa. Evidentemente, el evangelio es el mismo, pero el estilo de presentación sí debe adaptarse a la cultura.

Los movimientos nacionales también prestan cada vez más atención a la capacitación apologética. Me gustaría haber hecho lo mismo de joven. Ahora me doy cuenta de que la apologética jamás ha salvado a nadie, pero es una herramienta muy valiosa para apartar los obstáculos del camino que lleva a Cristo. La apologética es sierva de la evangelización, no una especie de discusión metafísica que nunca llega a conclusiones.

¿Qué consejo daría a esta generación de estudiantes cristianos?

En primer lugar, exhortaría a todos los estudiantes cristianos a unirse a una organización basada en la Biblia con un alcance apasionadamente evangelista y coherente en el compañerismo, e IFES es el clásico ejemplo de ello en todo el mundo. Los estudiantes cristianos deben pasar tiempo con estudiantes no creyentes, con cristianos de otras denominaciones, y de otros países y culturas. Juntos deben conformar la contracultura de Dios en el campus y mostrar compromiso con el trabajo de Dios en la universidad.

El futuro se encuentra en las personas que tienen valor para levantarse y aportar. Los estudiantes deben tener un pie en la cultura y otro en la Escritura. Y su corazón debe arder con pasión por compartir el evangelio que los ha transformado. A menos que haya una nueva vida y estilo de vida en nosotros, nadie nos escuchará. Pero, si lo hay, y si estamos comprometidos para alcanzar a los perdidos, nada nos podrá hacer frente. Jesús ha prometido que las puertas del Hades no prevalecerán contra la proclamación de su reino. Y jamás se ha demostrado lo contrario.

¿Qué le ha mantenido en pie tanto tiempo?

Creo que dos cosas: una es mi vida devocional. He mantenido una vida devocional diaria toda la vida. En otras palabras, me he mantenido en contacto con la fuente de la luz y la vida, y eso es fundamental. Lo segundo es que, cuando veo que no hago las cosas para Dios, mi temperatura espiritual se enfría. Pero, cuando me surge alguna novedad, me digo a mí mismo: «Yo no puedo, pero el Señor sí. Debo confiar en él». Es decir, una combinación de la vida devocional continua y aprovechar las oportunidades de servicio que me hacen acercarme nuevamente a los recursos del Señor. Son dos cosas que me han mantenido renovado.

¿Cuál es su oración para los estudiantes de Europa en los próximos años?

Oro para que en las próximas diez generaciones haya una confianza renovada en el poder del Evangelio, una nueva valentía para dar testimonio con valor, con representaciones, música y danza, e inventando otras formas de llevar el Evangelio a sus amigos. Y aquella confianza, por supuesto, proviene de volver una y otra vez a la cruz, y descubrir lo que el Señor ha hecho por nosotros. Y si lo hizo por nosotros, lo hizo por otros. ¡Ay de nosotros si no proclamamos el Evangelio!


Damos gracias a Dios por el fiel servicio de este distinguido hombre en el mundo universitario. Su amigo y compañero Michael Ots comparte unas reflexiones:

Fue increíble disfrutar del privilegio de trabajar con Michael en la evangelización estudiantil por Europa durante los últimos diez años de su vida. No solo era un increíble evangelista y un mentor inspirador, sino también un amigo cercano. Sus décadas de implicación en la evangelización de todo el mundo le dieron una posición única desde la que podía evaluar el estratégico y valioso ministerio de IFES, al cual apoyaba mucho.

Evangelización

Find out more
Todas las publicaciones de Conexión