La agitación política y la Firmeza en la Palabra de Dios

Los estudiantes de Hong Kong se tambalean por la agitación política de los últimos años. Ha habido protestas violentas, el establecimiento de la Ley de Seguridad Nacional en 2020 y una crisis causada por una quinta ola de COVID-19. Sin embargo, FES, el movimiento estudiantil de Hong Kong, cree en un ancla. La Palabra de Dios da estabilidad a los perdidos y fuerza a los impotentes.

Durante tres días a finales de 2021, los estudiantes de FES se reunieron para estudiar el libro del Eclesiastés. El tema era “Tendido al sol”, un dicho que expresa el desánimo, la falta de motivación y la falta de fe en el cambio. Fue una oportunidad para que los estudiantes procesaran esa sensación de impotencia que tenían en el cambiante entorno político y social.

Además del estudio bíblico, los alumnos también realizaron talleres en los que pudieron procesar sus frustraciones a la luz de la Palabra de Dios mediante obras de teatro, la literatura y los rompecabezas. Incluso hubo una «fiesta de los tabernáculos» durante la última noche, ya que el Eclesiastés se leía tradicionalmente durante la Fiesta de los Tabernáculos. Los estudiantes experimentaron la Escritura de una manera nueva decorando sus propias tiendas.

¿Qué tendría el libro de Eclesiastés que pudiera dar esperanza a los estudiantes? En el libro, el autor se propone disfrutar de lo que Dios le ha dado, aun reconociendo su impotencia para controlar las injusticias que le rodean. Hay «un tiempo para todo», declara, y esto le permite esperar el tiempo de Dios. Los estudiantes tenían permiso para llevar sus luchas a un Dios soberano. Billy, un estudiante que asistió al campamento, explica que «el segundo día nos esperaba una noticia decepcionante: una empresa de medios de comunicación pro-democracia había cerrado. Como hongkoneses, ¿qué debemos sentir? ¿Podríamos identificar siquiera nuestros pensamientos y sentimientos después de todo lo que ha pasado? El concepto «Tendido al sol» nos dio una respuesta irónica a este mundo absurdo. Nos desafió a dejar de lado nuestras ansiedades y preocupaciones, creyendo que Dios tiene el control, y permitiéndonos disfrutar de las cosas sencillas de nuestra vida».

Los estudiantes disfrutaron de la oportunidad de estudiar las Escrituras en profundidad y de un espacio para compartir sus luchas. Tuvieron la oportunidad de ejercitar y refrescar su fe en que sus esfuerzos y oraciones tendrán un impacto en el tiempo de Dios. Saber que sus propósitos se cumplirán les dio libertad para descansar en Él y disfrutar de lo que ya les ha dado. «Cuando reconocemos que la vida es un precioso regalo de Dios, confiamos en Aquel que nos guía», explica Billy.

«El ambiente social en Hong Kong sigue siendo triste y deprimente. Sin embargo, Dios nos ha prometido que volverá con gloria. Por lo tanto, no nos preocuparemos por Hong Kong, sino que esperaremos pacientemente la redención en el tiempo de Dios. No sabemos cuándo será, así que durante este tiempo, vivamos el momento que Dios nos ha dado, y pongamos nuestra fe en Él.

«Los cristianos de Hong Kong tienen a veces demasiado miedo para dar un paso adelante. Tenemos que empezar a debatir cómo y cuándo, y hasta qué punto debemos hablar. Sin embargo, los últimos acontecimientos han inspirado e iluminado a los hongkoneses para que dejen de preocuparse únicamente por sus necesidades individuales. Cada vez más ciudadanos son conscientes de la injusticia y la pobreza, y están dispuestos a echar una mano y actuar.

«Oramos pidiendo valor y la sabiduría. Adoptar una postura puede resultar difícil en Hong Kong en ocasiones. Oramos para que tengamos el valor de hablar en nombre del Señor cuando nos encontremos con cosas que contradigan su voluntad».

Por favor, ora con nosotros por los estudiantes de FES Hong Kong:

  • Ora para que confíen en que Dios tiene un tiempo para todo, sean cuales sean las circunstancias.
  • Ora para que recuerden que Dios es soberano, y que disfruten de sus dones.
  • Ora para que sigan teniendo hambre de estudiar la Palabra de Dios, sacando de ella fuerza y consuelo.
  • Ora para que Dios sea glorificado y su reino llegue, incluso en medio de un contexto político aún cambiante y aún en medio de los desafíos causados por la COVID-19.

Tarta, KFC y Jesús el Rey

Navidad. Una fecha que ha sido reinventada desde tantas perspectivas globales e ideológicas. A muchos les gusta guardar las tradiciones de la iglesia y ven las fiestas como un tiempo de rituales y contemplación. Otros pasan de celebrar nada porque es como un carnaval de origen humano y no bíblico, que nada tiene que ver con los datos históricos de la vida de Jesús. Y los hay que disfrutan con las bonitas tradiciones navideñas como las luces, los regalos, la comida y poco más. La Navidad se caracteriza por aunar una curiosa mezcla de la cultura divina y humana, lo suficiente para una celebración que nos invita específicamente a “ver al Dios nacido”.  

Celebramos la Navidad en diciembre por una tradición cultural que tiene su origen en Occidente (de hecho, las iglesias ortodoxas orientales la celebran en otra fecha diferente). Una explicación que se suele dar es que el 25 de diciembre es una “cristianización” de la celebración romana del solsticio de invierno. El término yule (que se utiliza en inglés) también viene de una palabra germánica y anglosajona que se refiere al solsticio de invierno. Hay evidencia que dice que celebramos el nacimiento de Jesús el 25 de diciembre porque la fecha de su concepción milagrosa se coloca el 25 de marzo, que se percibe también como la fecha del principio de la creación, y que también coincide con el equinoccio de primavera, que tiene connotaciones de nueva vida. Sea cual sea la explicación, la asociación con el equinoccio de primavera y el solsticio de invierno pone de relieve que la celebración de la Navidad el 25 de diciembre claramente tiene sus orígenes en el hemisferio norte.  

La Navidad tiene muchos matices para los estudiantes de la comunidad de IFES alrededor del mundo. Para muchos quizás no sea un tiempo fácil y la Navidad puede ilustrar de algún modo las dificultades a las que se enfrenta el ministerio estudiantil. Hay un ejemplo curioso navideño: la cultura dinámica de Japón. Una nación desarrollada y próspera que históricamente no ha recibido mucha influencia cultural navideña cristianizada, a diferencia de muchas partes de la comunidad de IFES. De hecho, la cultura japonesa no reconoce las mismas fronteras lineales entre las diferentes creencias religiosas y no tener creencias, como en otras muchas partes del mundo. La mayoría de las personas se denominan no religiosas, en el sentido de que rechazan las creencias religiosas que parecen ser extrañas o excesivas, pero eso no significa que no participen en actividades religiosas.  

En unas fiestas tan arraigadas en la tradición e identidad occidentales, pero aún más en los infinitos misterios de Emanuel, Dios con nosotros, una realidad para todas las naciones, ¿cómo es ser estudiante cristiano en Japón durante la Navidad? Arisa, una estudiante que participa en KGK, el movimiento estudiantil de IFES de Japón, comparte sus reflexiones sobre cómo hacer frente a las complejidades culturales de la Navidad en Japón. 

“Es como si la gente estuviera haciendo mal uso de la Navidad” 

Arisa admite que no le gusta el hecho de que no haya muchas referencias a Jesús en la imaginería navideña japonesa. Papá Noel, los renos y los muñecos de nieve abundan, pero no hay nada más. En lugar de hacer referencia a la luz que había de venir al mundo, el Verbo hecho carne, la Navidad se ve simplemente como un tiempo de repartir alegría y aprovechar tradiciones que en otros lugares podrían parecer poco convencionales. En los años setenta hubo una campaña publicitaria, por ejemplo, que consiguió que comer pollo frito de KFC se convirtiera en una tradición popular.  

Arisa nos cuenta que “alguna gente aprovecha las fiestas como una oportunidad sexual”. De hecho, Nochebuena se ve como un momento para parejas en muchos aspectos, al igual que el Día de San Valentín en otros países. Y Arisa nota que la gente en general está más ensimismada durante las fiestas, a pesar de que la Navidad “debería ser un tiempo de humildad. Me da pena que la gente aproveche las fiestas para coronarse a sí mismos”.  

Comer tarta  

Pero Arisa también ve que también hay algo bueno en la Navidad japonesa. Le da mucha alegría ver que hay gente no cristiana celebrando las fiestas. A la gente le gusta comer tarta, que es una parte importante de las celebraciones navideñas japonesas, y pasar tiempo con la familia y los amigos. Aunque de alguna forma se están “coronando” a sí mismos y no reconociendo que la Navidad es la celebración del nacimiento de Jesús, están gozosos. Según Arisa, aquí podemos ver la misericordia y la gracia común de Dios: a pesar de que la gente no está celebrando a Jesús, Dios les da bendiciones para que disfruten las fiestas de Navidad.  

Esto no se aplica solamente a Japón. Las tradiciones que se han desarrollado aquí, con las influencias culturales alejadas del legado cristiano bien arraigado de Europa, quizás parezcan estar muy lejos de las realidades bíblicas, del imperativo cristiano de “venid, adoremos”. Pero ¿lo están de verdad? En otras partes del mundo, ¿no está la Navidad siempre mezclada con rituales culturales humanos? Hasta en el corazón de cada uno de los cristianos siempre habrá un conflicto, como dice Romanos 7, entre la adoración y las preocupaciones más mundanas. Y nunca podremos escapar de la poderosa influencia de las ideas culturales que se nos han inculcado. 

¡Venid, adoremos! 

Arisa resuelve este conflicto de forma astuta. Señala que las diferencias que importan no son las que hay entre las diferentes perspectivas culturales de la Navidad, o incluso entre culturas que tienen tradiciones más religiosas y aquellas en las que Cristo está prácticamente ausente. Lo que importa es que en todas partes, independientemente del contexto cultural, la Navidad no es realmente el punto – Jesús es. Si superamos las complejidades de la cultura, lo que realmente importa es: ¿empleamos la Navidad para buscar a Jesús por nosotros mismos, observando, viendo, adorando, confiando y esperando? ¿O pasamos de él para buscar nuestra propia felicidad a nuestra manera, sin hacer ninguna referencia a él?  

Esto es algo que todos debemos elegir y es una elección que nada tiene que ver con el contexto cultural. Decidir coronarte a ti mismo o coronar a Jesús como Rey no es una cuestión japonesa, sino humana. Y Arisa señala que mientras que la Navidad exige que tomemos esa decisión, también tiene otros significados. La Navidad construye un puente en la oscuridad de la condición pecaminosa de la humanidad y demuestra la necesidad de ser salvos, “y el lado bueno es que Dios envió a su Hijo a salvarnos, porque nos ama”.  

Vengamos de donde vengamos y sea cual sea la celebración que el mundo a nuestro alrededor quiere que hagamos, marchemos de nuevo a Belén, “de gozo triunfantes”. 

Empezó con dos

Jonathan y Soen se arrodillaron en el rincón de una pequeña habitación. Sus cabezas, inclinadas.  Sus manos, juntas. Sus ojos se llenaron de lágrimas mientras oraban fervientemente a Dios.   

Ambos eran de Indonesia y estaban estudiando en Australia.  Se habían conocido en el Congreso de la Comunidad Cristiana Internacional que había tenido lugar en el Instituto Bíblico de Melbourne.  Allí, habían experimentado el ministerio estudiantil como nunca lo habían hecho, lo que les hizo ver cuánto necesitaba Indonesia algo parecido. 

Ahora, había llegado el momento de regresar a casa.  Los dos oraron a Dios para que los usara en Indonesia como Él quisiera, incluso para empezar un ministerio estudiantil.  Era el año 1963. 

8 años más tarde, en 1971, Perkantas fue oficialmente reconocido como movimiento.  Sin embargo, es importante recordar que su historia empezó mucho antes, con la fe de dos hombres jóvenes que se ofrecieron a sí mismos para el servicio a Dios.   

En julio, Perkantas celebró su 50º aniversario. Un movimiento que empezó con dos personas fue celebrado por unas 1400 personas a través de Zoom y de la retransmisión en directo del acontecimiento. En esta celebración que duró varios días y que incluyó discursos, oraciones, competiciones de TikTok, canciones originales de los estudiantes y palabras de ánimo procedentes de movimientos vecinos (como los de Corea del Sur y Australia), también se organizó un webinario especial. Este webinario trató la tendencia a decaer de los movimientos cristianos después de sus primeros 50 años.  Perkantas sabe que ahora no es el momento de ser complaciente. De hecho, en el tiempo que precedió a la celebración, pasaron cincuenta días en oración.  Atribuyeron a Dios el reconocimiento por haber llegado tan lejos y le pidieron que los guiara en los próximos 50 años.   

Ahora piden tus oraciones. Únete a nosotros en oración esta semana por este movimiento que quiere ser una bendición para las naciones.  

  • Da gracias a Dios por el crecimiento de Perkantas en los últimos 50 años.  Ora para que siga fiel a la visión sobre la que fue fundado el movimiento.   
  • Ora para que este movimiento esté protegido de los factores comunes que llevan a muchas organizaciones cristianas a decaer después de los primeros 50 años.  Ora para que sigan creciendo, aprendiendo y sirviendo a Dios durante muchos años más.  
  • Ora por Perkantas a medida que se prepara para organizar la Asamblea Mundial en 2023.  
  • Ora por los pioneros de todo el mundo que se encuentran ahora mismo abriendo caminos en movimientos nuevos.  Ora para que dentro de 50 años sean capaces de mirar atrás con agradecimiento, así como Perkantas.

Alcanzar a la Generación Z

Los mongoles que afirman tener fe en Jesús son menos del 3%, por lo que Jason y Jayel, las celebridades de YouTube, representan un caso fuera de lo normal. La joven pareja se hizo famosa después de que su grupo de baile (llamado “116” por Romanos 1:16) participara en el programa Mongolia’s Got Talent en 2018. Desde entonces, han estado hablando abiertamente sobre su fe en YouTube, a través de vlogs que fomentan los hábitos saludables y las amistades e incluso a través de un vídeo sumamente popular de su boda cristiana.  

El éxito que alcanzó la pareja, la cual cuenta con 285.000 seguidores en YouTube, llamó la atención de FCS Mongolia porque ambos se focalizaban en la misma audiencia: jóvenes de 16 a 20 años. En el momento en que el mundo se trasladó a Internet durante la pandemia y en que muchos contactos humanos se vieron interrumpidos, fueron Youtubers como Jason y Jayel los que siguieron teniendo un impacto. Mientras FCS Mongolia reflexionaba sobre cómo hacer para que sus grupos puedan seguir evangelizando en línea, se dieron cuenta de que si realizaban una colaboración con esta pareja podrían lograr un mejor alcance. Un obrero de FCS asistía a la misma iglesia que Jason y Jayel, por lo que el movimiento pudo conectar fácilmente con ellos para hablar sobre la posibilidad de realizar una colaboración. 

Jason y Jayel estaban encantados con la idea de trabajar juntos. Así que, junto con FCS Mongolia, crearon el primer evento en Zoom llamado “Time of Youth” y presentado por los estudiantes de FCS. El evento incluyó un juego y una sesión de preguntas y respuestas con las celebridades de YouTube. Jason y Jayel también tuvieron la oportunidad de hablar abiertamente sobre su fe y sobre el impacto que genera en sus vidas. Un obrero de FCS dijo que gracias a lo que compartió la pareja, se abrieron las puertas al evangelio.  

“Cuando volvimos a compartir el evangelio después de la participación de la pareja, la mayoría de los estudiantes estaban predispuestos a escuchar. Para algunos, había sido la primera vez que oían sobre el evangelio. A fin de cuentas, alcanzamos a más estudiantes a través de estos eventos que a través de las reuniones presenciales. Los estudiantes incluso preguntaron más sobre la fe cristiana [de la pareja] durante el tiempo de preguntas y respuestas libres. Cuando se encontraban en grupos e incluso una vez finalizado el evento, algunos participantes nuevos preguntaron abiertamente cómo podían unirse a nuestro movimiento”.  

Después de preguntarse cómo podrían alcanzar a los estudiantes durante la pandemia, los obreros dicen que, por la gracia de Dios, este evento ayudó a “mantener la antorcha del evangelismo encendida”. 

“A través de este evento, vimos que Dios sigue obrando activamente a través de este movimiento y damos gracias a Dios porque nuestra misión de alcanzar a los estudiantes sigue en pie”. 

Jason y Jayel siguen mostrándose cercanos y compasivos con los estudiantes de su país y han aceptado una colaboración a más largo plazo con FCS Mongolia. Ora con nosotros esta semana por el futuro de este movimiento y por los corazones de los estudiantes a los que anhelan alcanzar.  

  • Ora para que durante el próximo semestre, FCS pueda hacer un seguimiento de los nuevos estudiantes que asistieron al evento. 
  • Ora para que Dios suscite una nueva generación de obreros en los próximos dos años que sea capaz de involucrar a los estudiantes de la Generación Z. La mayor parte de la población cristiana en Mongolia es femenina, por lo que hay que orar para que se incorporen más obreros masculinos con el fin de alcanzar y discipular a más estudiantes varones.  
  • Ora por el ministerio de publicaciones de FCS, para que puedan traducir y publicar buenos libros que sean de bendición para la iglesia mongola.  
  • FCS está lanzando un nuevo grupo en la provincia occidental de Mongolia. Ora para que el ministerio de allí se establezca de manera sólida. Ora también por un buen edificio que sea sostenible para utilizarlo como oficina y centro de estudiantes.  

Colaboraciones en Asia del Este

A finales de la década de 1990, los movimientos en Asia del Este estaban cobrando fuerza, además de una mayor consciencia sobre las necesidades más allá de las suyas propias.  El Secretario General en ese momento, Ohtawa San, ayudó a los movimientos para que fueran más estables y trabajaran juntos.  Fue entonces cuando empezaron las colaboraciones entre movimientos en Asia del Este. Singapur empezó a enviar equipos para iniciar un movimiento pionero sin nombre en la región y se unió a Malasia para enviar equipos a Camboya. Hong Kong colaboró con Macao para ayudarle a comenzar una obra pionera y Corea del Sur incluso recaudó los fondos que necesitaba para enviar a una familia misionera a Mongolia en 1999.  

“Ya a finales de la década del 2000 y a principios de 2010, iniciar obras pioneras era una característica de nuestra región. Nuestro anhelo era ver el reino de Dios establecerse en las universidades de países donde no existían”,

afirma Annette Alrujah, Secretaria Regional de Asia del Este.  

En 2010, se pidió a Malasia que acompañara a Timor Leste en la creación de su estrategia y el desarrollo de su ministerio. Empezaron con visitas periódicas para crear vínculos y formar líderes y financiaron todo el proyecto. Finalmente, Malasia envió a dos de sus obreros para que se quedaran de forma permanente en Timor Leste para seguir ofreciendo su apoyo. Hoy en día, esta colaboración sigue vigente a través de recursos, oración, formación, cuidado pastoral y finanzas.  

En Timor Leste, el ministerio evangélico se enfrenta a muchos obstáculos.  Sin embargo, gracias al ánimo que reciben de Malasia, el movimiento sigue adelante con muchas victorias a sus espaldas. Los obreros de Timor Leste nos hablan de un estudiante, D, que ha luchado con las tradiciones culturales y Cristo.  A medida que estudiaba el evangelio de Lucas, D pudo comprender la fe y decidió iniciar un estudio bíblico con sus amigos. 

Historias como esta son las que hacen que el movimiento siga estando animado.  Con el apoyo de Malasia y la gracia de Dios, continuarán compartiendo la esperanza con los estudiantes. Tal y como afirman los obreros de Timor Leste:  

“Estamos unidos en la obra. En este ministerio podemos seguir animándonos unos a otros mediante las colaboraciones. Recordamos el ministerio de Pablo cuando dijo que aunque somos partes diferentes del cuerpo, somo uno en Cristo. Así somos nosotros. Somos diferentes movimientos pero todos somos IFES”. 

Cuando volver a casa es difícil 

Cada año, el Año Nuevo Lunar es una de las celebraciones más esperadas por los estudiantes procedentes de muchos países de Asia del Este o que viven en ellos. Consiste en comidas abundantes, reuniones familiares, calles vestidas de rojo, el ruido de los fuegos artificiales y un descanso de las clases.  

Este año, la pausa en los estudios ha estado muy esperada por los estudiantes que viven en un país de alta seguridad (país en el anonimato). Las universidades han compensado las interrupciones en el calendario académico a causa de la COVID-19 mediante la continuación de las clases durante las vacaciones. Por ello, muchos estudiantes no han tenido unas vacaciones sustanciales desde la primavera pasada. Muchos de ellos no han visto a sus familias durante meses debido a los confinamientos estrictos en los campus. Hace mucho tiempo que las vacaciones del Año Nuevo Lunar están pendientes. 

Sin embargo, volver a casa es un reto para los estudiantes cristianos que regresan con sus familias no cristianas. Debido a que, en este país, la definición de éxito se centra en la seguridad material, las familias no cristianas no comprenden a los estudiantes que dedican su tiempo a “una fe no práctica e irracional”. Otros estudiantes tienen que enfrentarse a la presión de los padres, que se preocupan por si nadie ofrecerá incienso para ellos cuando estén muertos. Las cenas del Año Nuevo Lunar pueden dar paso a conversaciones difíciles entre los estudiantes y familiares que no los entienden. A menudo, se necesitan varios años de oración y testimonio humilde para que las familias estén dispuestas a aceptar las nuevas creencias o, incluso, a que ellos mismos lleguen a la fe en Cristo. 

Con el Año Nuevo Lunar en curso, ora con nosotros por los estudiantes de este movimiento.  

  • Ora para que los estudiantes tengan paciencia con los familiares no cristianos que pongan en duda sus decisiones vitales. Ora para que sigan siendo testimonios firmes de Jesús, especialmente cuando surjan tensiones.  
  • Ora para que Dios dé coraje y sabiduría a los líderes y grupos a fin de saber cómo continuar con el ministerio en medio de la pandemia y la creciente persecución. 
  • Ora para que los estudiantes permanezcan firmes en la fe, incluso cuando no pueden reunirse en persona. Ora para que se sientan motivados a seguir en contacto con sus grupos y líderes, aunque sea a través de internet.  

Lunar new year

How your gift this Lunar New Year will keep students connected and equipped

“Shammah, are you there? I can’t hear you anymore.”   

Shammah’s online conversations always went like this. She watched the faces on her screen turn to blocks of color and then disappear entirely. Her heart fell with every frustrated hit of the refresh button. 

This wasn’t going to work. When her university closed due to the pandemic, Shammah had to go home. But the internet at her parent’s house wasn’t stable enough to join her weekly online IVCF Philippines meetings or to continue her coursework online. She felt cut off from the world.  

Longing for connection  

Shammah wasn’t the only one. Many other students had scattered during the pandemic and suffered from unreliable internet access in their family homes. This situation did not sit well with IVCF graduates and staff, who understood the importance of continuing ministry even in a tumultuous time. They formed a plan to get the students back online.   

The group organized a livestreamed music festival to raise money to purchase data packages for students with poor internet. One thousand people attended the event which featured the musical talents of students and shared a message of God’s truth. Between the fundraiser and money pooled from graduates, IVCF covered the costs for Shammah and many other students to purchase a generous amount of internet data.   

With a strong internet connection, Shammah was able to attend the annual Discipleship-Leadership Training Camp, a week-long program that trained her to disciple other students. As a result, Shammah became better equipped to reach the university for Christ.   

Students reaching students  

This is the essence of IFES: empowering students to reach students. The graduates and students in this story took action because they personally understood the urgent need to reach the university, even in a pandemic.   

This Lunar New Year, that need is still urgent. As the pandemic lingers on, students in East Asia like Shammah need to stay connected virtually to groups, events, and training over the next year. They need data for that connection, but many can’t afford it on their own. In this auspicious season of giving, will you donate to our East Asia mobile data student access fund

Your gift will invest in students who will multiply your gifts by using their initiative and imagination to reach more students. You also support staff members who will continue to mentor and disciple students into leadership roles. You become a vital part of the process by which IFES empowers students to reach students. 

As the world changes, your support is more important than ever to ensure that student ministry adapts. Please help students like Shammah flourish in the new ministry environment by giving to IFES today.  

Empowering the next generation,

Anita Stephen
Supporter Relations Manager (Asia)

Your gift to IFES will make sure students like Shammah stay connected to a fellowship group and keep growing in this ever-changing ministry environment.

Un viaje hacia el asombro

El viaje 

La justicia medioambiental es un tejido complejo. La pequeña decisión del consumidor desencadena impactos a nivel humano y no humano en lugares cercanos y lejanos. Puede parecer un problema imposible de abordar. Pero Prarthini Selveindran, un obrero del ministerio de FES en Singapur cree que es mejor abordarlo como un viaje. 

Prarthini vive en Singapur, una ciudad-estado llena de exuberantes jardines y rascacielos que bordean parques verdes y aguas azules. A pesar de los deslumbrantes alrededores de la ciudad-estado, los residentes están alejados de la naturaleza. Su entorno aparentemente natural está organizado para combinar belleza con organización. Por esta razón, Prarthini dice que a menudo se pasan por alto las maravillas de la creación de Dios.  

A Prarthini le apasiona ayudar a los estudiantes a desarrollar ese sentido de asombro como primer paso de su viaje hacia el cuidado de la creación. Los invita a «aulas móviles» que llevan a los participantes a la naturaleza para realizar talleres, jardinería y recorridos gastronómicos. También desafía a los estudiantes a buscar en las Escrituras pruebas del cuidado de la creación. Es un tema preciado para ella, ya que sus propios líderes de FES la animaron a abordarlo cuando asistía a la universidad. Comparte un pasaje bíblico que la influyó en su propio viaje. 

“El Salmo 104 es un texto que ha dado forma a gran parte de mi reflexión acerca de cómo debemos vivir en el orden creado y cómo podemos relacionarnos con dicho orden. Tiene que ver con los grandes temas de la interconexión y deleite en lo que Dios ha creado y de realinear nuestra perspectiva para ver el mundo a través de una lente teocéntrica. Es importante porque vivimos en un mundo caído, pero hermoso. Cuidar la creación consiste en dar sentido a cómo vivir dentro de ella». 

Invitando a otros 

Ahora ha transmitido su fervor a dos estudiantes universitarios que han iniciado sus propios viajes. Dennis Tan y Rebecca Goh dicen que hablar sobre el cuidado de la creación en sus grupos de FES les ha dado una nueva perspectiva para cuidar a los demás. Y quieren invitar a más personas. 

Trabajando con estudiantes de múltiples universidades, han lanzado una cuenta de Instagram para generar contenido sobre el cuidado de la creación. Publican recomendaciones sobre la vida sostenible, datos sobre el medioambiente y temas de discusión. 

En sus esfuerzos por animar a otros estudiantes a pensar más en el cuidado de la creación, Dennis y Rebecca reconocen la inmensidad del asunto. En lugar de verlo como una carga, han aprendido tres formas de ver el cuidado de la creación como una parte factible de la vida cotidiana. 

1. Asombrarse  

Dennis dice que alcemos la vista. Literalmente. Alza los ojos de la pantalla y mira al exterior. Dice que cuando bajamos la velocidad y pasamos tiempo en la naturaleza, comenzamos a maravillarnos de lo que Dios ha creado. Cuando nos maravillamos ante algo, queremos cuidarlo.  

Rebecca explica que maravillarse no es difícil, pero requiere que bajemos el ritmo.  

«Para maravillarnos, debemos prestar atención a las cosas que normalmente nos pasan desapercibidas. Creo que la tecnología nos ayuda a acelerar y ser más eficientes, pero a veces reducir la velocidad nos ayuda a sentir asombro y maravillarnos ante el mundo de Dios». 

Dennis expone también que encontrar oportunidades para maravillarse puede ser muy fácil. 

 «Empieza explorando zonas naturales de tu alrededor, como parques o senderos. Simplemente apartar la vista de los libros para mirar por la ventana nos ayuda a ver la mano de Dios en los cielos y el verde que nos rodea». 

2. Toma pequeñas decisiones 

Es fácil sentirse abrumado al tomar decisiones de consumo sostenibles. Pero Rebecca y Dennis aconsejan a los estudiantes que avancen poco a poco. Rebecca dice que los estudiantes pueden comenzar su viaje con pequeños pasos prácticos. 

“Para empezar, usa una botella de agua reutilizable y bolsas de compras reutilizables. Cuando te sientas cómodo con estos cambios, haz otros mayores. Comparte estos objetivos con tus amigos para poder rendir cuentas unos a otros».  

Dennis dice que los estudiantes tienen una oportunidad única para consumir menos, ya que por lo general tienen menos dinero para gastar. Recomienda elaborar un presupuesto para ser un administrador responsable tanto de tu dinero como del medioambiente.  

“Hacerlo me ayuda mucho a plantearme adónde va todo mi dinero. Tengo el privilegio de no tener que preocuparme por el dinero todo el tiempo, pero a veces me sorprende ver cuánto de mi dinero se destina a alimentos o gastos no esenciales y, a la vez, ¡lo mucho que consumo! Me hace pensar antes de comprar cosas nuevas y plantearme si hacerlo encaja en la fidelidad al estilo de vida sencillo que Dios ordena”. 

3. Aprende 

Rebecca dice que es importante mantener la curiosidad viva. Ella aconseja a los estudiantes que busquen una variedad de perspectivas sobre el tema y que examinen la evidencia de las Escrituras por sí mismos. Recomienda empezar el viaje con los siguientes recursos: 

  1. Blog de A Rocha. A Rocha es una organización cristiana que equipa a los cristianos para que cuiden el medioambiente. 
  1. Capítulo 4 de El discípulo radical, de John Stott 
  1. Prarthini también ha escrito un libro que comparte historias sobre el cuidado de la creación en Malasia y Singapur.  

A medida que los estudiantes buscan más información, Dennis enfatiza que buscan perspectivas de su propio contexto. Propone a los estudiantes que encuentren artículos locales sobre vida sostenible en lugar de seguir los consejos de otros países quizá no sean tan aplicables. 

La perfección es imposible 

Al comenzar tu propio viaje en el cuidado de la creación, Rebecca y Dennis quieren que sepas que la perfección es imposible.  

“No tratamos de salvar el mundo”, dice Rebecca, “sino que tenemos esperanza Cristo y la nueva creación. Esa es nuestra esperanza. Eso nos consuela. Porque las cosas de este mundo decaerán». 

Los estudiantes quieren añadir el tema a la lista cristiana de tareas pendientes, sino que quieren que compartir sobre el cuidado de la creación inspire un cambio de paradigma en otros. Explica que no se trata de tomar decisiones perfectas. 

«Se trata de tomar conciencia sobre las decisiones diarias de nuestro estilo de vida y qué debería motivarlas. Al final, queremos pensar menos en nosotros y más en los demás».  

¿Qué puedes hacer para desarrollar un sentido de asombro por la creación de Dios en tu propio contexto? ¿Qué pequeños cambios puedes implementar en tus hábitos para cuidar de los demás al cuidar la creación? 

Por el balcón

La vida espiritual de Linny fue complicada. Su familia era budista nominal, y algo practicante, pero su padre estaba fascinado con las enseñanzas morales del cristianismo. Aunque su familia nunca oraba ni había ido a la iglesia, él siempre enfatizaba los valores cristianos. Linny no podía identificarse completamente con el lado cristiano o budista de su educación, pero estaba satisfecha siendo una mezcla de ambos. Incluso había acuñado un término para definirse: «crisbudista». 

Pero en la universidad, su identidad espiritual se resquebrajó. Se mudó al lado de una chica llamada Karina, que era una cristiana plenamente comprometida. Su balcón compartido dio lugar a horas de profundas charlas sobre espiritualidad. Karina desafió las creencias de Linny con preguntas difíciles. Aunque sus conversaciones ponían en jaque su visión del mundo, Linny dice que está agradecida de que su amiga insistiera. Linny recuerda el día en que Karina hizo una pregunta que «la encendió hasta los huesos».  

Le preguntó: «¿Por qué estás bien?» Linny no sabía qué responder. Cuando Karina volvió a su habitación, Linny se quedó reflexionando. ¿Cuál es el significado de la vida? ¿Qué hago aquí? ¿Por qué estoy bien? ¿Por qué debería? ¿Qué sentido tiene? Linny lo explica con sus propias palabras: 

“Días después de eso, comencé a preguntarles a mis amigos del campus sobre el significado de vida según ellos. Algunas respuestas eran interesantes, pero también temporales e insatisfactorias. Otras, chocantes. Pero uno de ellos respondió que el significado para la vida era glorificar a Dios. Me dijo que Jesús había muerto en la cruz y nos había dado la vida eterna. Y que él estaba bien gracias al amor y la bondad de Jesús. ¡Me quedé asombrada! No tenía sentido alguno. Cuando regresé a casa, le hice la misma pregunta a Karina. Y respondió de forma similar. Tras ese día, mi curiosidad por Jesús y el cristianismo aumentó. Comencé a buscar». 

Linny comenzó a leer la Biblia, se unió a su grupo local de Perkantas y asistió a los cultos dominicales. Con el tiempo, su búsqueda se convirtió en un profundo amor por Jesús. 

“Era como si estuviera profundizando más y más en Él misteriosamente. De alguna manera, encontré el significado de mi vida en Jesús. Cuanto más aprendo, más creo que Él es quien me encontró, y no al revés «. 

Esta semana, celebremos la obra de Dios en la vida de Linny. Oremos también por los estudiantes de todo el mundo que tienen creencias sincréticas que combinan el cristianismo con otras religiones.  

  • Oremos para que encuentren amigas como Karina, que con amor les hagan preguntas difíciles sobre sus creencias. 
  • Oremos para que los estudiantes cristianos procuren con valentía entablar conversaciones profundas sobre la fe.  
  • Oremos para que los estudiantes cristianos también crezcan en su conocimiento de las Escrituras para poder explicar con confianza sus razones para creer. 

Un legado empoderante

Tras 67 años, la Dra. Gloria Casabal sigue recordando la emoción de encontrar la fe en la universidad. Al fin y al cabo, fue una de las estudiantes originales que asistieron al primer estudio bíblico de IVCF Filipinas con la obrera pionera Gwen Wong. A través del estudio bíblico con Gwen, su fe maduró en un estilo de vida que la guiaría en todos los altibajos. Tras todos estos años, Gloria ha visto cómo el mundo cambiaba de muchas maneras. Con todo, siempre encontró seguridad en la estabilidad de Dios. También ha visto como la iglesia seguía compartiendo la esperanza independientemente de las circunstancias.

Puesto que sus vidas habían cambiado profundamente gracias a la mentoría de Gwen, Gloria y su marido Vic quisieron usar sus propios dones para empoderar a los estudiantes. Desde que se graduaron, han hecho donativos fielmente al movimiento. Sus donaciones se suelen usar para pagar facturas, alquileres, campamentos y salarios del personal. Sin embargo, debido a la cancelación de eventos debido a la pandemia, el dinero esta vez se destinó a otros fines. La pareja aprobó una iniciativa para fabricar coberturas faciales caseras para la policía y otras personas de la primera línea.

Con la financiación de los Casabal, el personal, los estudiantes y graduados de Cebú fabricaron coberturas faciales con espuma y plástico fino. La iniciativa recibió tan buena aceptación que otras personas quisieron ayudar. Un grupo de ex-alumnos del IVCFP en los EE. UU. vio las publicaciones de Facebook y decidieron proporcionar financiación para ampliar el proyecto a las otras tres islas de la región.

Los Casabals son un precioso ejemplo sobre cómo los graduados de IFES y las personas que nos apoyan pueden empoderar a los estudiantes actuales. Gracias a su compromiso constante con este movimiento nacional, el proyecto permitió a IVCF compartir la esperanza a pesar de las difíciles circunstancias. Esta semana, demos gracias a Dios por los graduados como los Casabals. Demos gracias por los proyectos que ofrecen esperanza a las comunidades. Pidamos a Dios protección sobre países como Filipinas, que han sufrido mucho por el virus.

  • Demos gracias a Dios por el impacto que este acto práctico de servicio de los estudiantes y el personal ejerce en Cebú y más allá, y oremos para que IVCF cree más iniciativas orientadas a la comunidad. El personal de la Oficina Nacional también ayudan a cocinar y entregar comida a los sin techo de Manila.
  • Demos gracias a Dios por los Casabals y otras personas que apoyan fielmente a IFES. Ellos permiten que el ministerio continúe.
  • Ora por los estudiantes que siguen afectados por la débil conexión a Internet y el bajo presupuesto para el wifi.
  • Ora por los estudiantes de secundaria que asistirán a la cumbre de liderazgo nacional de julio.