Encontrar un lugar lejos del hogar

El impacto del ministerio de estudiantes internacionales en todo el mundo

Zhang Yi siempre ha querido estudiar en el extranjero. Tenía unas expectativas muy altas según se aproximaba la fecha de partida. Confiaba que la independencia, las oportunidades académicas y unas nuevas amistades estarían a la vuelta de la esquina.

Pero no fue como esperaba. Cada hora de cada día traía consigo más obstáculos que superar. Frustraciones incesantes con los visados, discusiones con un propietario poco razonable, profesores que hablaban demasiado rápido para comprenderles, viajes confusos al supermercado… El lugar de sentir que estaba triunfando en este nuevo ambiente, se tenía que centrar en sobrevivir un día más. La perspectiva de hacer nuevos amigos también parecía poco realista. Extrañaba a sus amigos; echaba de menos la cocina de su madre; extrañaba encajar… Echaba de menos su casa.

Siete millones para el año 2020

Empezar la universidad puede ser intimidante para la mayoría de los estudiantes, pero para los que estudian lejos de sus países de origen, los retos y la soledad puede ser sobrecogedores. El número de estudiantes que eligen estudiar en el extranjero ha aumentado dramáticamente en los últimos años, los investigadores prevén que para el año 2020 habrá 7 millón de estudiantes estudiando en el extranjero. Ahora, más que nunca, las naciones vienen ante nuestra puerta. Los grupos estudiantiles de IFES de todo el mundo se están despertando a esta realidad. Están alcanzando a los demás con hospitalidad y amor sacrificial mediante el ministerio de estudiantes internacionales (ISM) y está teniendo un impacto increíble.

Desde Ruanda, pero como en casa en Holanda

Un grupo de estudiantes internacionales de Holanda, HOST, se ha convertido en un “hogar lejos del hogar” para muchos estudiantes internacionales: “Cuando pienso en HOST pienso en un lugar donde la gente me ama por ser exactamente quién soy. Es un lugar donde la gente me abre los ojos a cosas nuevas acerca del mundo y me reta a seguir creciendo en todos los aspectos de mi vida, especialmente en mi fe.” Otra persona reflexionó y nos dijo:

“Es un lugar de amistad en tiempos de soledad, o de consuelo en momentos de desesperación, de aceptación en lugar de exigencia… ¡Y todo ello a lo largo de un camino divertido y entretenido!”

Ya sea disfrutando de una comida juntos, viajando al campo un fin de semana, aprendiendo acerca de la cultura local y riéndonos juntos, o tomando un café… Las oportunidades de alcanzar a los estudiantes internacionales son infinitas. “Ya no me siento atrapado en mi soledad”, escribe Valentín, un estudiante de Ruanda que vive en Holanda.

Una nueva vida en Nueva Zelanda

Los grupos de ISM ofrecen una comunidad de amor además de una oportunidad de escuchar el Evangelio a los estudiantes que vienen de todas partes del mundo, incluyendo personas de países cerrados. Una estudiante de Eurasia nos relató por qué empezó a ir hace tiempo:

“No me interesan demasiado las actividades. Me uní a ellos porque me gusta el ambiente, me gusta la gente. ¡Pero las actividades están muy bien también”!

La estudiante de Malasia, Zee Min Teo, se mudó a Otago, Nueva Zelanda en 2013. Le importaban sus estudios, su carrera y su dinero, no tenía tiempo ni motivación para estudiar la Biblia. No fue hasta que asistió al campamento de Overseas Christian Fellowship (OCF) durante unas vacaciones que empezaron a cambiar las cosas: “Me impactó la gente en el campamento de OCF tenían corazones amables, humildes y honestos; sentí que mis amigos de OCF eran muy distintos de mis otros amigos. Al sentirme atraída por estas almas tan puras y amables, seguí reuniéndome con OCF.” Al poco tiempo, Zee Min asistía entusiasmada a las reuniones de OCF, impaciente por aprender acerca de la Palabra de Dios. Nueve meses más tarde decidió aceptar a Jesús como su Salvador.

“… Este evangelio está dando fruto y creciendo en todo el mundo…” Colosenses 1:6 (NVI).

Abriendo la Biblia en Australia

Para algunas personas, el grupo de ISM es el lugar donde escuchan hablar acerca de Jesús por primera vez; mientras que para otros es el lugar donde aumenta su fe cristiana y aman a Jesús y a su palabra de una forma más profunda.

Lilly — una estudiante china que estudia en Australia- empezó a ir a las reuniones del ministerio internacional de AFES llamado FOCUS. Ha compartido su experiencia con nosotros:

“En los últimos 3 años, FOCUS me ha ayudado a madurar en Cristo. Antes de venir a FOCUS era cristiana, pero no abría la Biblia. Escuché una enseñanza bíblica clara en la reunión pública de FOCUS y en los grupos de estudio bíblico. Siempre abrían la Biblia conmigo cuando hacía preguntas. Me ayudaron a comprender la importancia que tiene que un cristiano abra la Biblia y que lea la palabra Dios por mí misma, y que al hacernos, me di cuenta que era una seguidora de Jesús sin conocer a Cristo realmente. Leer y comprender la palabra de Dios realmente dio forma a mi apreciación de todo. Pude ver el poder de Dios que levantó a Jesús de entre los muertos y su amor por mí, una pecadora. Cuanto más leo la Palabra de Dios, más firme es mi determinación por seguir a Jesús, y sé realmente que Él es mi Señor.”

Únete a nosotros y alabemos a Dios por aquellas personas que ha traído a la fe además de las personas a las que ha fortalecido en su fe mediante el ministerio de estudiantes internacionales.

Muchas naciones, un Padre

En un mundo de incansable conflicto político, racial y cultural, ver cómo hay comunidades de amor donde las barreras y las divisiones caen, y se celebra la diversidad cultural es un testimonio poderoso de la obra transformadora de Dios. La estudiante chipriota Ethel reflexiona:

“El ministerio de estudiantes internacionales me ha hecho darme cuenta que somos uno y tenemos un solo Padre aunque todos venimos de naciones distintas.”

Oremos para que Dios le dé a los estudiantes cristianos la valentía, la sabiduría y el amor según buscan presentarle a Aquel que puede llevar a los estudiantes internacionales de vuelta a su hogar verdadero y eterno.

All Conexión posts