Juntos

El evangelio para la universidad

Un mensaje de los estudiantes

En 1889, un grupo formado por 500 estudiantes cristianos de Japón envió un telegrama que alcanzó a estudiantes en EE. UU., Dinamarca, Suecia y Noruega. Su mensaje era simple: Hagan de Jesús el Rey.

IFES fue creciendo a medida que diferentes grupos estudiantiles empezaron a conectar entre ellos, atravesando fronteras y océanos, y a trabajar y a orar juntos por una visión compartida. En la actualidad, IFES está compuesto por estudiantes y obreros en más de 170 países.

Tenemos un testimonio estudiantil pionero en facultades nuevas, nos inspiramos unos a otros en la evangelización en el campus, conectamos con los retos importantes en nuestras universidades y vemos cómo los graduados siguen impactando la sociedad para la gloria de Cristo.

Tanto si eres un estudiante liderando un estudio bíblico en tu campus, un graduado cuya fe está impactando su lugar de trabajo o una persona que apoya económicamente o en oración nuestro trabajo, eres una parte vital de IFES.

Estamos juntos en esta misión.

Sigue leyendo la historia de IFES y descubre cómo estamos trabajando juntos hoy para hacer de Jesús el Rey.

studiantes con una misión

Un día de noviembre de 1928, Howard Guinness, un joven estudiante de Medicina del Reino Unido, subió a un barco que zarpaba de Inglaterra.

Su billete de ida a Canadá y su grueso abrigo de invierno se lo habían comprado otros estudiantes, que habían vendido palos de hockey y libros para recaudar fondos y enviarlo a Canadá con la misión de empezar un testimonio evangélico en las universidades del país.

Howard viajó por las ciudades universitarias más importantes, compartiendo el evangelio y animando a los estudiantes cristianos a que se reunieran. En muchas ocasiones, se dio cuenta de que Dios ya estaba obrando en aquellas ciudades y había preparado los corazones de los estudiantes que iba conociendo. Muchos de ellos estaban preparados para su reto.

En menos de un año, se estableció un movimiento nacional de estudiantes en Canadá, que en la actualidad se conoce con el nombre de InterVarsity Canadá. Más tarde, Howard ayudó a iniciar un ministerio estudiantil pionero en Australia y en Nueva Zelanda.

“Nos hemos estado escondiendo. ¡Saldremos de nuestro escondite y formaremos un testimonio evangélico firme para Cristo, para que toda la universidad le conozca!”

Un estudiante, Canadá 1928

Avanzando juntos

Canadá no fue el único país que fue testigo de la obra de Dios en la universidad.

A lo largo de la década de los 30, las comunidades estudiantiles se fueron multiplicando por todo el mundo a la vez que Cristo era proclamado en los campus. Se empezaron a formar movimientos nacionales de estudiantes cristianos en varios países: desde Argentina hasta Estonia, desde Jamaica hasta Sudáfrica y desde Islandia hasta Rusia; los estudiantes empezaron a trabajar juntos con una pasión compartida: hacer de Jesús el Rey en la universidad.

Estos movimientos nacionales independientes empezaron a reunirse para orar, animarse mutuamente, aprender unos de otros y empezar ministerios pioneros en países nuevos. En 1934, los representantes de los movimientos de Gran Bretaña, Finlandia, Dinamarca, Alemania, Hungría, Letonia, Estonia y Suecia se reunieron en Noruega. Todos ellos sintieron un llamamiento real de Dios a empezar una misión global en la universidad.

Estudiantes de cada vez más países empezaron a unirse a estos encuentros y en 1939 se reunieron más de mil estudiantes procedentes de 33 países diferentes.

El movimiento estaba cobrando fuerza.

“No queríamos empezar algo nuevo, solo queríamos seguir trabajando de la forma en que la obra estudiantil había estado funcionado desde el inicio: predicando el evangelio de siempre y al completo para que hubiera un avivamiento, conversiones y una nueva vida al servicio de nuestro Señor, en nuestro país y en el extranjero”.

Ole Hallesby, profesor de universidad, Noruega 1934

Un llamamiento a trabajar juntos

Durante un encuentro internacional en 1946, hubo un sentimiento unánime de que Dios estaba llamando a la creación de una comunidad internacional para que este ministerio estudiantil en todo el mundo siguiera creciendo.

Justo después, el grupo recibió un telegrama inesperado procedente del movimiento de China, que estaba creciendo con rapidez, en el que se sugería la formación de un movimiento global de estudiantes que fueran testigos de Jesús. Todos sintieron que era la confirmación que habían estado esperando.

Un año después, en 1947, los representantes de diez movimientos nacionales estudiantiles se reunieron en la Universidad de Harvard (EE. UU.) para crear la Comunidad Internacional de Estudiantes Evangélicos (IFES): Australia, Holanda, Gran Bretaña, Canadá, China, Francia, Nueva Zelanda, Noruega, Suiza y Estados Unidos.

Se pusieron de acuerdo en una base de fe, redactaron una constitución y decidieron el grado de autonomía de todos los movimientos nacionales miembros. A pesar de proceder de distintos continentes y tener culturas e idiomas diferentes, encontraron un elemento común en su amor por Cristo y su visión de ver un testimonio fiel en cada campus de cada universidad del mundo.

Esta visión ha sido transmitida de generación en generación de estudiantes. Mediante la oración constante. Mediante ofrendas sacrificadas. Mediante una voluntad de dejarlo todo atrás para ir a las universidades de todas las naciones y hablar de Jesús.

La visión: Un testimonio fiel de Cristo en cada universidad del mundo.  

Japón 1947

Oyama era un estudiante de primer año. Se había convertido solo cinco meses antes.

Anhelaba encontrar a otros cristianos, pero las clases de los domingos no le permitían asistir a la iglesia. Así que Oyama empezó a orar para hacer un amigo cristiano en su campus.

Al cabo de poco, empezó a reunirse a diario con otros para orar. El grupo se reunía entre los escombros de un almacén dañado por una bomba, en medio de pupitres cubiertos de polvo.

En poco tiempo, se iniciaron reuniones de oración diarias en tres campus diferentes: había empezado un pequeño avivamiento. Aquel joven movimiento recibió el apoyo de misioneros de Gran Bretaña y Estados Unidos, dos naciones que, dos años atrás, habían estado en guerra contra Japón.

En la actualidad, unos 1500 estudiantes están involucrados en KGK Japón en 169 campus diferentes en todo el país.

Jamaica 1948

Stacey Woods, el Secretario General de InverVarsity Canadá, estaba volviendo a su casa en un pequeño avión cuando este empezó a tener problemas mecánicos.

El avión aterrizó en Jamaica para ser reparado y esta parada imprevista de cinco días dio a Stacey la oportunidad de explorar la isla. En ese tiempo, se preguntó si existía el potencial de empezar un movimiento estudiantil.

Visitó escuelas, escuchó los planes de abrir la primera universidad en Jamaica y se reunió con líderes de iglesias y cristianos en el ámbito de la educación. Todos tenían muchas ganas de trabajar juntos y estaban preparados, Ya que habían estado orando por ello.

Cuatro años más tarde, en 1948, a petición de tres estudiantes jamaicanos que estaban estudiando en Montreal, InterVarsity Canadá envió a Jamaica a uno de sus obreros, Cathie Nicoll, para que, durante tres meses, ayudase a empezar la obra pionera en las escuelas de secundaria y en el ministerio universitario.

En la actualidad, se calcula que 5000 jóvenes en escuelas y universidades están involucrados en SCF/SU Jamaica.

México 1963

El ministerio estudiantil en México empezó en los años 40, pero no fue hasta al cabo de unos años que la obra empezó a florecer.

En un contexto de gran oposición anti protestante, muchos estudiantes permanecieron callados.

En 1963, un estudiante cristiano en la Ciudad de México invitó, con algunas vacilaciones, a algunos amigos a estudiar la Biblia. Se reunieron donde nadie los podría ver, en medio del bosque. Gradualmente, a medida que tanto su interés como su confianza fueron creciendo, los estudiantes empezaron a reunirse en un lugar público. Una mañana, mientras estaban sentados sobre un pequeño muro para leer la Biblia, tres estudiantes que pasaban por allí se unieron a ellos. Al ver esto, el corazón del líder estudiantil se transformó y, a partir de entonces, el grupo siempre se reunió en lugares públicos. El año siguiente, se empezaron 12 estudios bíblicos estudiantiles evangelísticos.

Dos años más tarde, el evangelista suizo Hans Bürki fue a dar una charla en la universidad y cientos de estudiantes fueron a escucharle. Durante su charla, un grupo de izquierdas echó gas lacrimógeno en el sistema de ventilación, creando una alarma temporal por todo el auditorio. Sin embargo, el evento continuó hasta las 11 de la noche y el movimiento continuó creciendo.

Uno de los instigadores del ataque con gas lacrimógeno se hizo cristiano y, 13 años más tarde, se convirtió en obrero de su movimiento local.

En la actualidad, más de 1000 estudiantes están involucrados en grupos de COMPA México en 108 campus diferentes en todo el país.

Nepal 1972

Cuando Thomas, un graduado de UESI India, entregó su vida al Señor, no esperaba acabar enseñando en una escuela de secundaria en un pueblo remoto de Nepal.

Su hogar era un choza hecha de barro, a tres días a pie de la carretera más cercana. A principios de la década de los 70, predicar el evangelio era ilegal. Aun así, cada noche, Thomas cocinaba y cenaba con estudiantes en su casa y les hablaba de Jesús.

Seis años más tarde, IFES pidió a Thomas que se trasladara a Katmandú para empezar un ministerio estudiantil pionero en la universidad. Alquiló una casa de barro más grande en el centro de la ciudad y allí se reunió frecuentemente con un pequeño grupo de estudiantes. En agosto de 1979, con menos de diez estudiantes cristianos, se inició el movimiento nacional NBCBS.

Algunos de los estudiantes que habían cocinado y cenado con Thomas en su choza de barro fueron los primeros líderes de estudio bíblico para NBCBS.

Compartir el evangelio no siempre fue fácil: se necesitaba coraje y creatividad. Un estudiante escondió copias de los evangelios dentro de algunos de los libros más leídos de la biblioteca de su universidad, con la esperanza de que otros estudiantes las encontraran y las leyeran. En 1990, la nueva libertad religiosa permitió que los estudiantes organizaran una campaña evangelística. Alcanzaron a más de 25000 estudiantes y centenares llegaron a conocer a Cristo.

En la actualidad, existen grupos estudiantiles activos en 76 ubicaciones de todo el país.

Chad 1979

UCJ, el movimiento estudiantil en Chad, había estado activo durante 22 años cuando estalló la devastadora guerra civil.

Decenas de miles de personas murieron y muchos de los grupos de UCJ dejaron de reunirse. La cuenta bancaria de UCJ fue cerrada, sus publicaciones dejaron de divulgarse y la sede central fue saqueada.

Los voluntarios siguieron en contacto con los estudiantes y los animaron a empezar nuevos grupos estudiantiles. UJC incluso nombró a su primer obrero, Djikoloum Magourna, en ese tiempo. Todos los grupos se comprometieron a proveer cierta cantidad de litros de gasolina para apoyar su ministerio. A pesar de los peligros, Djikoloum y el resto del personal continuaron viajando por todo el país y, a finales de los 80, ya existían 34 grupos estudiantiles en Chad.

Mientras tanto, miles de estudiantes se vieron obligados a salir del país para continuar sus estudios en otra parte. Como resultado, varios movimientos IFES comenzaron como obra pionera por todo el continente africano gracias a los comprometidos estudiantes chadianos que vivían el evangelio en sus nuevas universidades: Senegal, Guinea, Mali, Costa de Marfil, Burkina Faso, Togo, Níger, Camerún, la República Centroafricana, Marruecos y Túnez.

Israel 1980

El estudiante escocés John Woodhead estaba en Chipre en una expedición arqueológica.

Alguien le había dicho que se estaría celebrando un congreso de IFES Medio Oriente en el mismo lugar, así que decidió asistir.

Allí, los asistentes oraron por Israel, país en el que no había ninguna perspectiva inmediata de comenzar un ministerio estudiantil.

John había crecido en Israel y tenía amigos tanto en la comunidad de los cristianos árabes como en la de los judíos mesiánicos. “John, ¡deberías ir y empezar allí un ministerio estudiantil!”, le dijeron. Pero él no se lo tomó en serio: “Soy solo un estudiante”, pensó.

Sin embargo, ese mismo año, Chua Wee Hian, el Secretario General de IFES, fue de visita a Escocia y se reunió con John en Edimburgo.

“John, he hablado con todos los Grupos Bíblicos universitarios de Escocia y todos han prometido apoyarte para que vayas a Israel”.

¡Así que estaba decidido! Con un billete pagado por otros estudiantes, John partió hacia un corto viaje a Israel para reunirse con sus contactos y hablar sobre la posibilidad de empezar un ministerio estudiantil.

Una vez graduado, John se trasladó de nuevo a Israel para ayudar a consolidar el nuevo movimiento.

En la actualidad, FCSI Israel tiene comunidades en todas las universidades y facultades importantes de Israel y existen más de 250 estudiantes involucrados en el movimiento.

Georgia 1997

Nino escuchó el evangelio por primera vez a los 17 años de edad, justo después de la caída del Telón de Acero.

Conoció a Cristo un año más tarde y de inmediato sintió el deseo de hablar acerca de Jesús a otros. Empezó a leer la Biblia con dos de sus compañeros de la clase de Historia y, por las noches, Nino ayudó a liderar los primeros estudios bíblicos estudiantiles que se llevaroan a cabo en los hogares.

Durante la década de los 90, Georgia era un lugar peligroso para Nino y los demás cristianos. Un estudiante fue golpeado por una pandilla callejera porque era cristiano. A otra estudiante, la amenazaron con un cuchillo en la garganta por compartir la fe. Cualquier estudiante que se convirtiera en aquella época entendía los costes que implicaba.

Desde entonces, Georgia ha experimentado una transformación extraordinaria.

Debido al testimonio fiel de aquellos que los habían precedido, ahora existía un grupo estudiantil activo en tres ciudades y una obra pionera en una cuarta. El movimiento ha participado en la obra en las escuelas secundarias, las semanas de misiones en las universidades y en el ministerio entre los graduados. Muchos estudiantes se están convirtiendo al cristianismo.

Islas Salomón 2013

No fue una escena muy impresionante. Era el año 2013 y los estudiantes habían estado orando por los diferentes países del Pacífico Sur durante la conferencia regional de IFES.

Al final de la sesión, seis estudiantes se levantaron y pidieron que se orara por su país, que había sido pasado por alto. Sacaron una bandera muy pequeña: las Islas Salomón. Para alguien de fuera, este habría parecido un momento muy trivial. Empezar una obra pionera en las Islas Salomón no estaba en la mente de nadie, pero ese día todos oraron para que, un día, Dios empezara un movimiento estudiantil allí.

En la actualidad, 30 estudiantes se reúnen cada semana para estudiar la Biblia y animarse unos a otros en la evangelización en este pequeño, aunque floreciente, movimiento estudiantil.

Groenlandia 2017

Sara, una estudiante de posgrado, salió del avión. La temperatura era de 22º bajo cero y jamás había experimentado tanto frío.

Visitaba Groenlandia por primera vez, como parte de un grupo de estudiantes de KFS, el movimiento IFES de Dinamarca. Este país había estado en el corazón de Sara durante mucho tiempo. Durante la Asamblea Mundial de 2015, había visto como ocho movimientos nuevos se afiliaban a IFES. Todos ellos habían recibido el apoyo de los movimientos en los países vecinos. ¿Y Groenlandia? Se preguntó Sara. Si Dinamarca no comienza un ministerio estudiantil allí, ¿quién lo hará?

Durante el viaje, que duró dos semanas, Sara pudo sentir cómo Dios depositaba en su corazón un amor por aquel bonito país y su gente. A pesar de que la mayoría se identificaba con el cristianismo, muy pocos tenían una relación con Jesús. Sara y su marido Filip podían sentir que Dios les llamaba a este país.

“Sentí que tenía que ir a casa y preparar una maleta más grande. Entonces estaría preparada para trasladarme allí”.

KFS está colaborando con Sara y Filip para empezar una obra pionera en el ministerio estudiantil del país.

Guinea Ecuatorial 2019

Aida, una graduada de España, vivió una niñez muy especial. Hasta los siete años, vivió en Guinea Ecuatorial con sus padres, que eran misioneros.

Sus amigos la llamaban mwana ntang (‘chica blanca’) y le enseñaron a jugar con un palo y una rueda entre la maleza. El país y su gente han estado en su corazón desde entonces.

Recientemente, Aida volvió a Guinea Ecuatorial y se quedó dos semanas. Durante su estancia, se reunió con estudiantes cristianos en Malabo y les animó a empezar a reunirse con regularidad. Fue un tiempo muy importante para ellos.

Aida, con el apoyo de GBU España, está respondiendo al llamado de Dios de volver a Guinea Ecuatorial y trabajar con estos estudiantes para establecer un movimiento.

Nuestro movimiento global en la actualidad

Estas historias nos muestran cómo el evangelio ha estado dando fruto entre los estudiantes a lo largo de los últimos cien años.

En la actualidad, existen movimientos estudiantiles en países como Cuba, Myanmar, Timor oriental y Albania, donde no hace mucho habría sido imposible imaginar que podría establecerse un testimonio visible. Ante la oposición, los estudiantes cristianos están compartiendo, con valentía, el evangelio en el Medio Oriente, Eurasia y por todo el continente africano.

Y nuestra comunidad global sigue creciendo. Durante la Asamblea Mundial de 2019, trece movimientos nacionales se afiliaron a IFES: Camboya, San Vicente y las Granadinas, las Islas Salomón, las Islas Caimán, Vanuatu, Myanmar, las Islas Feroe, Montenegro, Guinea-Bissau, Chipre, Granada y dos movimientos más en Eurasia y Europa.

En total, existen 160 movimientos nacionales afiliados a IFES y estamos trabajando en más de 170 países diferentes.

Mediante nuestros equipos regionales y el apoyo que ofrecemos a los movimientos nacionales, IFES está inspirando a estudiantes en la evangelización, en la formación de estudiantes y docentes para que conecten con la universidad desde una perspectiva bíblica y global, en la obra pionera de nuevos grupos estudiantiles y en la creación de discípulos y futuros líderes para que impacten la iglesia y la sociedad para la gloria de Cristo.

Descubre

Descubre el impacto que IFES está teniendo en tu región y ponte en contacto con tu movimiento nacional:

Seguimos trabajando en la obra pionera

El mismo espíritu pionero que guió a los primeros estudiantes de IFES a llevar el evangelio a lugares nuevos vive en los estudiantes de esta generación.

Todavía se están plantando grupos en nuevos campus en países como Fiji, Perú, Macedonia, Pakistán, Congo y Sudán del Sur.

IFES está apoyando a los estudiantes en Chile a empezar una obra pionera en la Patagonia y a los estudiantes en Sudán del Sur a crear una exposición móvil acerca de la Biblia. Los estudiantes en Ghana están organizando debates entre diferentes fes con sus amigos musulmanes y los estudiantes en Moldavia están usando una hackatón como plataforma para compartir el evangelio.

Estamos respondiendo a un mundo cambiante

Mirando al futuro, debemos estar alerta ante el cambiante mundo que nos rodea.

La lista de retos a los que se enfrentan los estudiantes es larga: cuestiones sobre el género y la sexualidad, la libertad de expresión, un pluralismo religioso agresivo, el impacto de la tecnología en la sociedad, la inestabilidad política, las guerras, los desastres naturales, la corrupción y el cambio climático, entre otros.

Sin embargo, cada reto presenta una oportunidad para compartir el evangelio. Estamos trabajando para ayudar a los estudiantes a conectar con su cultura y contexto, a llegar a los rincones inalcanzados del mundo universitario y a tratar estas cuestiones con el poder y la perspectiva del evangelio.

El número de estudiantes que se trasladan al extranjero para ir a la universidad va creciendo, lo que crea una oportunidad enorme para el evangelio. En la actualidad, existen más de cinco millones de estudiantes internacionales en todo el mundo, incluyendo estudiantes procedentes de las naciones menos alcanzadas por el evangelio, como por ejemplo: Arabia Saudita, Irán, Afganistán y Yemen. A medida que los estudiantes se convierten a Cristo, los movimientos nacionales están aprendiendo a discipular mejor a los nuevos creyentes y ayudarles a volver a sus países de origen y vivir su fe allí.

Ahora nos toca a nosotros

Una historia como esta solo es posible cuando los estudiantes toman medidas audaces para compartir el evangelio, los obreros y las iglesias apoyan a sus estudiantes y todos nosotros oramos y donamos de forma sacrificada para que el ministerio en los campus florezca.

Estamos muy agradecidos por lo que el Señor ha hecho a través de IFES a lo largo de su historia. Ahora ha llegado el momento de que nosotros desempeñemos nuestro papel en esta historia.

Únete a nuestra obra y oremos juntos para ver cómo estudiantes en todos los campus hacen de Jesús el Rey.

  • Comparte

    Mira la película IFES Juntos y presenta a tus amigos la historia de nuestro movimiento global.

  • Ora

    Suscríbete a los correos electrónicos semanales de Prayerline para leer más historias y encontrar motivos de oración por los diferentes movimientos IFES en todo el mundo.

  • Dona

    Haz una donación periódica para apoyar nuestra visión global de ver un testimonio fiel a Cristo en todas las universidades del mundo.

Hagan de Jesús el Rey