¿Cómo creamos verdaderos discípulos de Jesús?

Nov 10
Publicado por Ruth Rodas (10 Nov 2016)

¿Será suficiente la transmisión de conocimiento acerca de Jesús en una reunión mensual o anual para ayudar a los estudiantes a ser como Jesús?  ¡Creo que tendremos que decir que no!

El estudiante que se asemeja a Jesús, lo hace a través del discipulado.  Un discipulado que no se reduce a la transmisión de conocimiento, sino a la implicación en un nuevo modo de vida, un carácter, una forma de ser.

Para ayudar a los estudiantes a ser más como Jesús, GEU Guatemala cree que es indispensable usar o crear un plan de estudio.  En este semestre algo que nos ayudó, fue la revisión y restructuración que hicimos del plan de formación de cinco módulos, los cuales parten de lo básico hasta una comprensión más profunda de la fe y la misión.

No eliminamos la riqueza de una conversación espontánea y un tiempo íntimo de oración, sino que esta se ve fortalecida cuando va acompañada de un plan de formación sistematizado y creativo, el cual motiva al estudiante a avanzar y al obrero a estudiar y prepararse mejor.

El discipulado les permite descubrir que no solo quieren saber acerca de Jesús, sino que quieren ser como Jesús.  Y allí llegan a apropiarse de este nuevo modo de vida y no solo eso, nace un interés y un deleite por el tiempo de discipulado.

Lo hemos visto en GEU Guatemala una y otra vez: los rostros de estudiantes que muestran interés y gozo por el discipulado.  Los vemos en los bancos o en la grama, pasando una hora o tres horas, planteando preguntas desconcertantes acerca del texto bíblico, enmarcadas en los acontecimientos cotidianos de un día universitario Y las respuestas a sus preguntas se convierten en las mayores afirmaciones que dan sentido último y máximo a la realidad.

Estos rostros tienen nombres, como por ejemplo Gaby.  Gaby es estudiante de Humanidades que viaja desde una aldea de Antigua Guatemala. Nos escribe: “Vengo los miércoles a la universidad solo por el discipulado, porque me hace mucho bien”.

Otro rostro es el de Julia, que siempre acude puntual para su tiempo de discipulado.  Incluso a veces espera más de tres horas, porque vive tan lejos que no puede ir a su casa y regresar a la universidad a tiempo. Así que aprovecha esas horas para leer todo lo que ha venido estudiando. Cuando llega al discipulado tiene más preguntas, pero también tiene más respuestas que ha encontrado.

También hemos sido testigos de cómo Catherine, una estudiante de ingeniería, ha sido sensible y honesta al afrontar la verdad y las consecuencias que aprende en cada lección semanal.

Estos y otros estudiantes han descubierto lo increíble que resulta hablar acerca de las Escrituras y hacer las preguntas que plantean sus mayores miedos y deseos.  Han descubierto que un discipulado personal es más que cumplir con un encuentro semanal con un obrero imperfecto.  Sino que implica encontrarse con el constructor y perfecto orientador de la vida universitaria: Jesús.

Anhelamos tener un discipulado que deje de ser una tarea impuesta por otros, una tarea a la que marcar como “completada”, una tarea larga y aburrida. Al contrario, queremos que sea una iniciativa franca y sencilla asumida por un estudiante ante Jesús quien le discipula.

Oren para que más rostros muestren un gozo real cuando se apropien de una nueva y consciente manera de vivir que germine en los grupos locales de GEU a través de aquellos que han sido discipulados de una forma personal y constante. 

Share

About Ruth Rodas

Ruth is an art history graduate, and currently double majoring in art and law. Since January 2013 she has been a staff worker for GEU Guatemala.

Publicaciones

Prayerline: Una visión semanal de IFES en el mundo que inspirará sus oraciones.
Suscríbase

Conexión: Encontrará conversaciones globales acerca de la fe, el estudio, el liderazgo y la misión en nuestra revista mensual.
Empiece a leer / Suscríbase

Palabra y Mundo: Leerá conversaciones teológicas acerca del mundo en el que viven los estudiantes.
Empiece a leer / Suscríbase

Saber más